logoSign upLog in
Ana Regina González

Ana Regina González

Cuando RH sólo nos quita el Tiempo Por V. Goenaga Cuando las diferentes áreas de RH no están alineadas hacia un mismo objetivo y cada una está enfocada sólo en lograr sus metas, en implementar su sistema de trabajo, o en conservar el puesto, podemos estar seguros de que hace falta una visión de conjunto en el área, una metodología que alinee los esfuerzos y sume las partes con una visión común. Cuando cada una de las áreas jala para su lado suele suceder que se le solicite a los empleados que hagan algo en varias ocasiones; por ejemplo dar su información sobre el historial de sus puestos para el área de DO, y luego, dar la misma información para el área de Nóminas, y luego para Capacitación… El resto de la organización comienza a ver al área de RH como “un área que sólo nos quita el tiempo”, “un grupo de burócratas que no aportan nada a la organización, salvo costos”, como el área en donde “no saben lo que hacen”, o “el área donde sólo complican las cosas”, etc. Desde la segunda mitad del siglo pasado Recursos Humanos se ha ido convirtiendo en el área responsable, en el mejor de los casos, de apapachar a los empleados, de buscar la manera de que todos estén contentos y de que todos obtengan lo que quieran. Se ha focalizado en lograr esto a costa de operar sin procesos eficientes, efectivos, medibles, y alienados con la estrategia de la empresa. Pero, ¿por qué debe poner atención primero en los procesos y normatividades y no en consentir en los empleados? Cuando no existen procesos definidos, ni una normatividad aplicable para todos, entonces la toma de decisiones debe aplicarse según sea el caso, lo que implica administrar “manualmente” los asuntos emergentes y de acuerdo con la circunstancias del momento. Administrar por excepción genera muchas injusticias pues a cada quien se le mide con una vara distinta. De esta forma, queriendo ser el área apapachadora, acaba siendo un área muy cuestionable e ineficiente. En sentido opuesto, cuando se establecen, se difunden, y se hacen cumplir los procesos y la normativa aplicable toda la organización se facilita la administración, se disminuye la sensación de injusticia y se puede contribuir fuertemente al logro de la estrategia de la empresa. Cuando todos los empleados constatan que se aplican las normas a todos los empleados de la misma manera se genera aparte una visión clara de los comportamientos deseados y las consecuencias correspondientes, lo que disminuye la administración por excepción. RH, como el resto de las áreas en una organización, debe velar por que sus procesos y su normatividad correspondiente sean íntegros para garantizar la mayor claridad y certidumbre a los empleados, clientes, socios y proveedores. Donde hay claridad y transparencia hay menos propensión a la injusticia. Él área de RH aporta mucho más sobre estas bases porque puede dedicar sus esfuerzos a lo verdaderamente importante de su razón de ser y que es de modo enunciativo más no limitativo, atraer a las personas adecuadas, capacitar a cada persona en su puesto, desarrollar a las personas clave, evaluar el desempeño de cada uno de los empleados, remunerar adecuadamente a toda la organización, etc. Así, RH debe dedicarse a definir y construir procesos y normatividades eficientes y efectivos que hagan que todas las áreas de RH caminen en una misma dirección. Dejar de administrar por excepción y se dedicarse a ajustar sus procesos hasta hacerlos eficientes y efectivos para el quehacer diario del negocio. Cuando RH tiene una visión compartida con la operación de la empresa entonces RH deja de ser el área que “sólo quita el tiempo” y se convierte en un área estratégica que aporta al crecimiento de los empleados y de la Empresa.

Relevant