logoSign upLog in
Luis Roberto Galindo Garza

Luis Roberto Galindo Garza

To Recursos Humanos29/09/2015

EL DESEMPLEO EN EL MUNDO Y LA DISCRIMINACIÓN LABORAL EN MÉXICO. Según la OIT, el número de desempleados a nivel mundial en el 2013 fue de 202 millones de personas, que además hubo un aumento de casi 5 millones respecto al año anterior y que se sitúa la tasa de paro anual global en el 6%. Aparte, la OIT menciona que las principales víctimas del desempleo son los jóvenes de entre 15 y 24 años de edad y los desempleados de larga duración. En el caso de los primeros, se calcula que en el 2013 han estado desempleados 74.5 millones de estos jóvenes. En Estados Unidos, el desempleo de larga duración afecta a más del 40% de todas las personas que buscan empleo. “Además, un número cada vez mayor de esos potenciales trabajadores se desalientan y quedan fuera de la fuerza de trabajo, lo cual produce un deterioro y una obsolescencia de las competencias, así como un incremento del desempleo por largo tiempo”. En México, un país que no lo puedo considerar desarrollado sino en vías de desarrollo (en verdad, no sé que hace mi país en la OCDE), es un país de jóvenes, en donde el 50% de la población tiene 22 años o menos. En México, tenemos que los reclutadores y los empresarios han establecido de común acuerdo como edades para contratar de 25 a 35 años, esporádicamente hasta los 40 años y rara vez hasta los 50 años de edad. Una persona menor de 30 años de edad probablemente no cuenta con una basta experiencia sobre cómo realizar un proceso. Esta política basada en la "edad" es inflexible. Por lo que considero este criterio una política laboral discriminatoria y que violenta los derechos humanos. México se encuentra viviendo en un estancamiento laboral provocado por lo estereotipos formados alrededor del concepto de "edad". Los reclutadores y los empresarios acordaron en contratar unicamente a personas menores de 40 años de edad, porque argumentan que los individuos de cierta edad, no se abren a las nuevas tendencias tecnológicas, son más cerrados a la aceptación de nuevas ideas o métodos de trabajo, o incluso que debido a su amplia experiencia, tendrían que ofrecerles puestos altos los cuales por supuesto son escasos y reservados para aquellos brillantes de 40 o hasta 50 años de edad o al gran amigo de la infancia. En mi caso, que tengo 58 años de edad y con un gran bagaje de conocimientos, habilidades y experiencias, me es más difícil, por no decir imposible, encontrar un empleo formal por este ridículo criterio. La vida laboral inicia a los 18 años de edad y termina a los 65 años, y aún con este planteamiento, los reclutadores y los empresarios mexicanos se sostienen en su criterio discriminatorio. Negar un empleo a una personas solamente por la edad sin tomar en cuenta las competencias laborales, las habilidades y conocimientos profesionales es una forma de discriminación que está prohibida por la Ley Federal del Trabajo, aunque son muchos los profesionistas que "se resignan" a la idea de ser limitados por su edad, es un derecho que lejos de tener que exigirlo, hay que manejarlo de una forma pacífica, inteligente y mercadológicamente.

Luis Roberto Galindo Garza
Relevant