logoSign upLog in
Josean Arranz Linares

Josean Arranz Linares

To Running18/12/2015

Ventajas y desventajas de los estiramientos en la prevención de lesiones

Uno de los temas más a debate actualmente es la efectividad de los estiramientos como herramienta útil para prevenir lesiones. Y dentro de su utilidad, qué tipo de estiramiento y cuándo son más indicados. En este artículo hacemos un breve repaso a las últimas tendencias.

Fuente: Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Aragón. Autor: Fernando Sanz López. Nº Colegiado 321

Las ventajas generales de los estiramientos parten de su efecto para mantener e incluso aumentar la flexibilidad muscular, y gracias a dicho efecto, permitir que se mantenga el rango de movimiento.

A su vez, esto tiene una repercusión en músculos que por actividad repetitiva tienden a acortarse, ya que el estiramiento se contrapone a este acortamiento y ayuda a mantener una longitud fisiológica en el musculo.

Estos son los principales beneficios buscados con el estiramiento, para evitar lesiones derivadas de descompensaciones musculares y de reducción de arcos de movimiento.

Partiendo de la base de que cada individuo tiene una flexibilidad propia innata (y unas rutinas al hacer deporte adquiridas), y que según dichas características, el estiramiento puede tener un mayor o menor efecto, las consideraciones que vienen a continuación son recomendaciones generales, basadas en estudios previos, para buscar una mayor efectividad en el uso de estiramientos como arma de prevención en el deporte. Cada deportista puede atender estas recomendaciones en función de su caso particular.

En la fase de calentamiento se recomienda un tipo de estiramiento más dinámico, que implique una mayor activación del músculo. Se ha observado que en esta fase, los estiramientos de tipo pasivo, si sobre todo son muy intensos, provocan una mayor elongación en el tejido que le puede predisponer a una mayor propensión a sufrir problemas musculares.

Sin embargo, los estiramientos activos nos ayudarán a flexibilizar el músculo pero no nos dejarán pasar de un determinado rango de movimiento, sirviéndonos a modo de barrera de protección.

Los estiramientos pasivos son recomendables después de realizar actividad física, a modo de vuelta a la calma.

Una sugerencia práctica de realización de este tipo de estiramientos es realizarlos de forma breve nada más acabar el deporte o ejercicio, para volver a realizarlos más intensos, también de forma pasiva, cuando el cuerpo esté frío (se recomienda después de 1-2 horas después de acabar).

Esta recomendación se basa en que nada más terminar la actividad, la musculatura está con un mayor aporte sanguíneo, es más flexible, y con poca intensidad se consiguen resultados.

Es cuando ese aporte sanguíneo al músculo se ha normalizado cuando se pueden observar los acortamientos que se hayan podido producir en el músculo.

En ese momento, un estiramiento pasivo más intenso o prolongado en el tiempo tendrá una mayor efectividad sobre ese músculo o movimiento.

Josean Arranz Linares
Relevant