logoSign upLog in
Nancy Barbuzano de Oliveira

Nancy Barbuzano de Oliveira

La venta directa con CRISTIAN LAY, una buena forma de ganar dinero.

No todo lo que la gente cree saber sobre la venta directa es cierto, en realidad existen muchos tópicos y falsos mitos, mayormente infundados y totalmente contrarios a la pura verdad.

Uno de ellos es que casi la totalidad de los vendedores directos (el 99.9%) pierden dinero, pero tienen miedo de abandonar por miedo a parecer un fracaso.

En realidad esto no es así, más de la mitad de los vendedores reportan que tras restar gastos e impuestos, los ingresos por venta directa son positivos. Además esta cuantía debe ser por un valor considerable, ya que de otra forma no serían explicables los siguientes datos obtenidos en una encuesta realizada por la National Salesforce Survey, Research International, Inc.: Cuatro de cada cinco de los vendedores (un 82 por ciento) están en su actual empresa de venta directa desde hace un año o más, pero esto no es todo, ya que el 47 por ciento de los vendedores directos permanecen como empleados en la misma empresa desde hace cinco años o más. Por lógica nadie trabajaría cinco años o más en una empresa si lo que está teniendo son pérdidas.

Casi el 90 por ciento de los vendedores directos afirman que su experiencia personal y laboral en la venta directa podría ser calificada como buena, muy buena o excelente. Y es que además de los beneficios y del reto de conseguir una nueva venta, los vendedores se sienten reafirmados y satisfechos con el trabajo diario y haber podido dar a conocer los productos a sus clientes, que de otra forma desconocerían.

Otra gran mayoría de vendedores directos, un nada despreciable 84 por ciento, señalan que la venta directa cumple o supera sus expectativas como forma de complementar sus ingresos, o para la obtención de un extra para ellos mismos. No todos los que se dedican a la venta directa, lo son de profesión, si no que para ellos es una fuente de ingresos adicional, para mejorar su nivel de vida, sus ahorros, o simplemente para poder concederse algún que otro capricho.

Por último, no debemos de olvidarnos de otro gran dato de interés relacionado con la venta directa. El 91 por ciento de los vendedores, creen que el negocio cumple con sus expectativas de remuneración por producción. Pues cuanto se dedican más dinero pueden ganar.

Además de la encuesta, cabe destacar, que de ser cierta la afirmación de que casi la totalidad de los vendedores directos pierde dinero, querría decir que más de 92 millones de personas en todo el mundo siguen como vendedores a pesar de estas pérdidas. ¿Lógico? Para nada.

Los hechos y el sentido común nos dicen que la venta directa es sin duda una buena fuente de ingresos, la supervivencia de las propias empresas a las que representan los vendedores directos dependen del éxito de los mismos, y estos a su vez ven recompensado económicamente su compromiso con su empresa y con sus productos.

Relevant