logoSign upLog in
Sergio Fernández Córcoles

Sergio Fernández Córcoles

Si dices estas palabras echarás a perder tu entrevista de trabajo.

Las palabras que salgan de nuestros labios pueden marcar la diferencia entre conseguir el puesto o no. Así de rotundo.

La entrevista de trabajo es un conjunto de actitudes y dinámicas (las que se crean entre el entrevistador y el entrevistado) y, sobre todo, de potencial (el que se detecten mutuamente). Todo esto lo expresamos mediante palabras. A diferencia de cualquier otra conversación, donde cualquier otro elemento ayuda a contextualizar lo que se dice, una entrevista es directa, y la palabra carga con todo. Es por todo esto que una entrevista debe prepararse.

Algunos consejos:
- Infórmate sobre la empresa, las características del puesto y la persona que te entrevistará
- Identifica lo que esperan del candidato
- Adáptate a ese perfil para ser el candidato idóneo
- Ensaya la entrevista: prepara tus respuestas

Dejando a un lado los datos académicos y profesionales, las palabras que salgan de nuestros labios pueden marcar la diferencia entre conseguir el puesto o no. Así de rotundo. Por eso es fundamental escoger las adecuadas con las que jugar tu mejor baza. Montse Codinach, socia directora de Global Human Consultants ofrece esta selección.

Algunas de las palabras que sí debes intentar introducir en tu discurso son quellas que transmiten la figura de un profesional con ganas de aprender y crecer, con ilusión por encontrar un proyecto que le permita evolucionar. El candidato que las utilice durante una entrevista personal ofrece la imagen de un trabajador con un alto grado de compromiso, tanto con él como con la empresa que lo contrate. Un perfil que querrá asumir responsabilidades y trabajará por objetivos. Es decir, lo que buscan las empresas. Son estas:

Capacidad, Esfuerzo, Logros, Invertir tiempo en…, Aprendo rápido, Agradezco a…, Motivación, Actitud, Aptitud, Trabajo en equipo, Confianza, Reto, Crecer, Desarrollo, Compromiso, Puntualidad

Y las palabras que debes evitar a toda costa son las que denotan falta de confianza e inseguridad. Es decir, no te estás vendiendo bien. El entrevistador que las escuche deducirá que es probable que esta persona relacione los problemas a causas externas a sus responsabilidades, este puede pensar que debe importarle poco el proyecto o el reto profesional. En resumen: no da la imagen de un trabajador de largo recorrido en la compañía y por tanto, no es el mejor candidato. Aquí van algunas de las palabras tabú:

Miedo, No me interesa, Problema, No sé, No, pero…, Nunca, Perder el tiempo, Me aburría, Mi jefe no me motivaba, Mi jefe me hacía la vida imposible, La empresa era horrorosa, La empresa no tenía una estrategia bien definida.

Cuanto mejor preparada llevéis la entrevista mas seguridad tendréis en vosotros mismos y esto es lo que debéis transmitir a el o los entrevistadores.

Relevant