logoSign upLog in
Rafael Alberto Sánchez  Escó

Rafael Alberto Sánchez Escó

Lo primero que cabe decir es que, como señala el Auto de la Audiencia Provincial de Sevilla, Sección 5.ª, de 4 de mayo de 2012, "lo que determina la competencia objetiva es la naturaleza de la pretensión que se ejercita, con independencia de cuál sea la decisión que finalmente adopte el tribunal en orden a estimarla o desestimarla por razones de fondo o de forma, decisión que obviamente no se puede conocer en el momento en que se presenta la demanda". En el caso, la pretensión ejercitada en el procedimiento fue de la nulidad de una cláusula no esencial contenida en un préstamo hipotecario impuesta por una de las partes, en cuanto que no negociada individualmente y redactada con la finalidad de ser incorporada a una pluralidad de contrato, es decir, la nulidad de una condición general de la contratación, de acuerdo con la LCGC, y para esa acción la competencia reside en exclusiva en los Juzgados de lo Mercantil, todo ello con independencia de que la sentencia resuelva al final no considerar aplicable a tal cláusula la nulidad prevista en la dicha Ley.

Relevant