logoSign upLog in
Inés Sanz

Inés Sanz

Es una pena que nuestras fortalezas como empleados (por lo que nos contratan las empresas) en muchas ocasiones suele convertirse en lo que les molesta. Es decir, primero "te contrato para que pienses" y después "te pago para que no pienses".

Relevant