logoSign upLog in
Valentín Rodríguez

Valentín Rodríguez


Conciencia Emocional: Aprender a Liquidar el Ego

Por Maryam Varela. (Primera parte)

Un líder humilde, capaz de identificar sus puntos débiles, es capaz de delegarlos en sus subordinados sin que esto implique un menoscabo de su autoridad. Al no querer tener todo bajo su control directo, puede ejercer un mejor trabajo en equipo y lograr más y mejores resultados, lo cual a su vez, refuerza su papel como líder y permite además continuar su crecimiento, así como el de sus colaboradores.

La globalización y el desarrollo tecnológico han cambiado al mundo. El mundo que hoy vivimos es diferente; parte de lo que hemos aprendido, hoy, ya no sirve, los pilares que han sostenido a generaciones durante años, ya apenas son válidos. La fase actual, es de transición, de lo viejo a lo nuevo; y como transición que es, conlleva una gran dosis de incertidumbre para todos: el pasado ya lo vemos como pasado, pero el futuro aún no lo podemos vislumbrar. Esto nos hace sentir perdidos, incómodos e inseguros, por eso vivimos tan centrados en nosotros mismos. Ha de surgir un nuevo líder no centrado en satisfacer necesidades superfluas, sino que camine en busca de un sentido.

Los líderes no podemos vivir de espaldas a nosotros mismos. En apariencia, los dictámenes del consumo nos lo ponían todo claro: lucha encarnizada en función del tener nos ha dejado bastante vacíos; nos empezamos a dar cuenta que las promesas no eran reales; que no somos más felices por tener más cosas.

En realidad, el ser humano de hoy se siente un poco hueco; si se para a pensar no sabe a dónde va, ni por qué. Ya no podemos esperar instrucciones, ni dejarnos guiar, ni hacer lo que otras personas quieran que hagamos; esos eran otros tiempos.

Hoy nosotros tenemos que elegir, tomar decisiones autónomamente, entender internamente por qué y para qué lo hacemos. Encontrar en aquello que hacemos nuestro sentido, a partir de ahora seremos gestores de nuestro propio destino.

Relevant