logoSign upLog in
Manuel Alberto Navarro Weckmann

Manuel Alberto Navarro Weckmann

Con gusto comparto con Ustedes mi colaboración que aparece este jueves 31 de marzo en la sección editorial del periódico El Heraldo de Chihuahua denominado ¿Cualquiera puede ser Maestro? En donde hago cuestionamientos y razonamientos sobre algo que considero ofensivo para la profesión magisterial y que ha sido expresado por el propio Secretario de Educación Pública sobre la nueva forma de acceso a dar clases en el nivel básico, considerando muy necesario una formación específica sobre la realidad de las niñas, niños y adolescentes en su proceso de construcción social e integración a nuestra sociedad. Con mucho respeto para quienes opinen diferente, espero sea de su agrado

¿Cualquiera puede ser Maestro?

En las universidades se enseña para hacer, no para enseñar, y el maestro no debe tener todo el conocimiento sino tiene que tener el dominio pedagógico del contenido que va a enseñar... Manuel Gil Antón

Me apena la expresión de la autoridad federal en torno a que "cualquiera con una licenciatura podrá ser maestro". Por supuesto que he revisado en varias ocasiones mi veredicto desde que él tuvo la desdicha de expresarlo de manera pública y con un lamentable dejo de orgullo.

Lo más valioso que un pueblo tiene, son sus nuevas generaciones, no se trata de una multiplicación, un verbo o una fecha histórica, la educación va más allá de la prueba PISA que tanto le interesa, entre suma y resta, entre la geografía natural y la social, se encuentra un niño o una niña en desarrollo, está una situación pedagógica, un trauma infantil, un encuentro de una futura personalidad con el ser social al que aspiramos.

Creo que si de algo estoy seguro es de tener el suficiente respeto por el resto de las profesiones, los cuales con profunda dedicación se preparan para construir puentes, salvar vidas, el cuidado del adulto mayor, mantener la salud bucal, desarrollar políticas públicas o llevar la contabilidad de una empresa. Si algo les caracteriza es que se preparan con ahínco para sopesar las vicisitudes del trabajo que desempeñarán a lo largo de su vida productiva.

Hablo con conocimiento, no sólo por haber trabajado en tres secundarias, haber dirigido el sistema de formación docente en la entidad, sino además, haber dirigido por 12 años de mi servicio profesional dos Escuelas Normales y por ende, conocido a profundidad la formación docente de las Maestras y los Maestros de Educación Especial, Primaria, Preescolar, así como de Secundaria en todas sus especialidades, así como haber sido invitado por la UNESCO a conocer diversos sistemas educativos de muchos países tanto latinoamericanos como europeos y aunque existen diferencias sobre si las y los docentes son formados desde el sistema universitario o normalista, todos tienen en común que son específicamente preparados para educar durante al menos ocho semestres y no sólo con un examen.

En todos los sistemas de formación docente se aprende de manera detallada el desarrollo físico, psicológico y biológico de las y los estudiantes de los grados que atenderán, de igual manera, revisan todos los planes y programas que Usted desde la Secretaria de Educación Pública (SEP) desarrollan, con lo cual, a lo largo de toda su carrera aprenden, planean y desarrollan en teoría y práctica por más de tres años en diversos grados, contextos y situaciones didácticas que les brindan un importante bagaje cultural y PROFESIONAL que permite garantizar que el trabajo será desarrollado con profundo respeto al desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes.

Estamos hablando del plan de estudios que desarrolló la propia SEP, que tiene apenas un par de años de haber sido rediseñado y al cual están atadas las Escuelas Normales, no así el resto de las Instituciones que pueden mover el Plan de acuerdo a las necesidades. ¿No será entonces momento de que las Escuelas Normales puedan ajustar sus planes de acuerdo con las necesidades que en la realidad puedan detectar?¿No sería bueno que quienes tienen la experiencia participen directamente en el proceso que recién se inicia?

Por esto y por muchas cosas más me permito poner en duda el que con solo un examen, cualquier profesionista que hizo estudios y me estoy refiriendo por supuesto, para una profesión diametralmente distinta a la docencia que vaya a desarrollar un trabajo que no pase de enseñar español y matemáticas para pasar solo una prueba, aseverando como lo estoy haciendo que la educación va mucho más allá de una calificación.

Estamos hablando del futuro del nuestros hijos; espero, deseo y aspiro a que cuando se den las consecuencias de la acción que se está emprendiendo se pueda aspirar en ellas a mejorar la situación de la educación, no así a menospreciar una profesión como lo es el magisterio ni a tratar de ofrecer solamente empleos en un tiempo en el que es una de las graves carencias en nuestro país...

manuelnavarrow@gmail.com

Relevant