Aitor Vacas Carrillo en Comunicación y Periodismo, Estudiantes y Universitarios, Oficios y profesiones Colaborador • www.historiayarqueología.com 23/11/2016 · 4 min de lectura · 1,4K

La carrera de Indias por Aitor M. Vacas Carrillo

                          La carrera de Indias por Aitor M. Vacas Carrillo

                             Sabemos que la monarquía española quiso obtener el máximo rédito posible al descubrimiento del nuevo mundo y para ello, abastecerlo de mercancías europeas. De esta manera, el monopolio del comercia de indias consistía en el control total del comercio y que por extensión, nadie más podía beneficiarse. No obstante, las fuerzas que quedaron fuera o relegadas del comercio estuvieron constantemente dinamitando tal proyecto.

                          Debemos de hacer hincapié, en que el monopolio tuvo diferentes etapas para así quedar fijada en torno a mediados del S.XVI hasta mediados del S.XVIII. Hubo varios monopolios (Corona-Colón) debido a las capitulaciones y también a favor de los súbditos del rey, pudiendo viajar a América y establecerse con sus familias.

Las restricciones más importantes fueron el establecimiento de la plaza comercial de Sevilla como única para dicho tráfico y también la propia limitación del comercio súbditos de la corona. El por qué se eligió Sevilla y no otra, es una cuestión que dimiremos más adelante.


La carrera de Indias por Aitor M. Vacas Carrillo

En la imagen, podemos observar las principales rutas comerciales del Imperio, llevadas a cabo por la Flota de Indias. No podemos pasar por alto, las instituciones que llevaban a cabo el funcionamiento del monopolio de Indias, como fue la casa de contratación de Sevilla, el Consejo de Indias y el consulado de comercio de Sevilla. 

                              La primera fue creada a principios del S.XVI por la corona para administrar los asuntos comerciales como las aduanas, el tráfico comercial y la vigilancia. Posteriormente la acuñación de la plata y el oro en Sevilla. En 1523, surgió el consejo de indias, un órgano muy importante sino el que más, que gestionaba las funciones judiciales de la casa de contratación, cuya cabeza destacable y más visible era su presidente y sus consejeros de indias (tam