Aitor Vacas Carrillo en Comunicación y Periodismo, Estudiantes y Universitarios, Oficios y profesiones Colaborador • www.historiayarqueología.com 23/11/2016 · 4 min de lectura · 1,4K

La carrera de Indias por Aitor M. Vacas Carrillo

                          La carrera de Indias por Aitor M. Vacas Carrillo

                             Sabemos que la monarquía española quiso obtener el máximo rédito posible al descubrimiento del nuevo mundo y para ello, abastecerlo de mercancías europeas. De esta manera, el monopolio del comercia de indias consistía en el control total del comercio y que por extensión, nadie más podía beneficiarse. No obstante, las fuerzas que quedaron fuera o relegadas del comercio estuvieron constantemente dinamitando tal proyecto.

                          Debemos de hacer hincapié, en que el monopolio tuvo diferentes etapas para así quedar fijada en torno a mediados del S.XVI hasta mediados del S.XVIII. Hubo varios monopolios (Corona-Colón) debido a las capitulaciones y también a favor de los súbditos del rey, pudiendo viajar a América y establecerse con sus familias.

Las restricciones más importantes fueron el establecimiento de la plaza comercial de Sevilla como única para dicho tráfico y también la propia limitación del comercio súbditos de la corona. El por qué se eligió Sevilla y no otra, es una cuestión que dimiremos más adelante.


La carrera de Indias por Aitor M. Vacas Carrillo

En la imagen, podemos observar las principales rutas comerciales del Imperio, llevadas a cabo por la Flota de Indias. No podemos pasar por alto, las instituciones que llevaban a cabo el funcionamiento del monopolio de Indias, como fue la casa de contratación de Sevilla, el Consejo de Indias y el consulado de comercio de Sevilla. 

                              La primera fue creada a principios del S.XVI por la corona para administrar los asuntos comerciales como las aduanas, el tráfico comercial y la vigilancia. Posteriormente la acuñación de la plata y el oro en Sevilla. En 1523, surgió el consejo de indias, un órgano muy importante sino el que más, que gestionaba las funciones judiciales de la casa de contratación, cuya cabeza destacable y más visible era su presidente y sus consejeros de indias (también fiscal, escribano, secretarios, etc.) Por último, nos encontramos con el consulado del comercio de Sevilla, que se institucionalizó a casi mitad del S.XVI.

  • ¿Por qué Sevilla y no otra ciudad? La pregunta tiene fácil respuesta; Era la ciudad más importante de Castilla; Era un punto exclusivo; Protegido; Tenía tradición mercantil; solo tenía un problema, y era la llegada a su puerto, que debido a su poca profundidad no permitía el paso de barcos con mucho calado. No obstante, se decretó que todos los barcos debían de partir de Sevilla y volver a la misma. Más adelante, se permitió partir desde otros puertos, pero con la obligación de Retornar a Sevilla.
  • ¿Qué era lo que transportaban? Desde Castilla, se enviaban todo tipos de productos que eran muy diversos y que iban desde alimentos y productos agrícolas (Trigo, vid, legumbres, Aceite) hasta productos elaborados como sedas, paños, ropas, vidrios, libro
  • Los productos que se enviaban desde las rutas de América eran en su mayoría oro y plata (metales preciosos) y también productos tropicales. Sabemos que la mayor parte de las remesas o mercancías de plata que llegaban a Sevilla, era llevadas a otros lugares del reino, tales como Madrid o Toledo y que van cambiando el destino según qué tramo de período escojamos; Milán; Provincias Unidas; e incluso Oriente.
  • Para los trayectos que observamos en el mapa, se estableció un régimen de flotas a causa de la piratería. Sabemos que las primeras regularizaciones u ordenanzas se crean en Sevilla en 1543 y que regulaban el sistema de flotas. En el 1552 se pretendió sustituir, pero al año siguiente se volvió al mismo sistema anterior, y se presentaban o mejor dicho, se rivalizaba para establecer una mejor protección.


La carrera de Indias por Aitor M. Vacas Carrillo

                                                                                      Miguel  López de Legazpi


                   Sabemos que Sevilla, México y Lima eran los lugares escogidos del monopolio comercial al que solo tuvieron acceso los grandes comerciantes. De este modo, los comerciantes de México y Lima controlaban las ferias de Portobello y Veracruz. Los trayectos eran limitados; de la capital Hispalense, salía hacia la Habana, la flota partía a Veracruz para así suministrar a México y los galeones a Panamá (Portobello) tal como vemos reflejado en el mapa, y desde allí a Lima.

                     Estos consulados, los que se hacían cargo y gestionaba el monopolio comercial, eran la asociación de los grandes mercaderes en Lima, México y Sevilla. En todo este gran proceso comercial en las costas del caribe, mucho tenía que ver en la seguridad las Armadas de Barlovento y de la mar del Sur. La primera se creó a finales del S. XVI cuya finalidad fue la vigilancia de las costas caribeñas y Florida de piratas. La armada del mar del Sur tenía la función de escolta y otras tantas de transporte de las mercancías de Sudamérica a Panamá para su trasvase a Portobelo y de vuelta regresaban con las mercancías que llegaban desde Europa (buques mercantes).


La carrera de Indias por Aitor M. Vacas Carrillo

                                                                                  Andrés de Urdaneta



                                 Este mismo sistema de flota anteriormente explicado, tenía su símil en Filipinas, a través de Acapulco, tal y como se refleja en la imagen en la ruta terrestre hacia Veracruz. Conocido como Galeón de Manila, se intercambiaban bienes chinos por plata mexicana a través de esta ruta. De éstas, al igual que el comercio, la ruta y la fundación de ciudades allí, han ejercido un papel muy importante tanto Miguel López de Legazpi como Andrés de Urdaneta. El primero fue un almirante y gobernador español de la capitanía general de Filipinas y fundó ciudades como Cebú y la Misma Manila. El segundo, le debemos el descubrimiento y la documentación de la ruta de Filipinas hasta Acapulco, conocido como tornaviaje. De este modo, esta ruta unió tres continentes convirtiéndose en la ruta comercial más grande del mundo. El servicio fue puesto en marcha en 1565 y funcionó durante más de 250 años, interrumpido ya en 1815 con motivo de la guerra de México (la de la independencia). Con lo dicho anteriormente, El galeón de Manila se unió a la larga lista de ciudades rutas y océanos que el imperio español dominaba a partir del S.XVI.

                              Para concluir, destacaremos que todas estas rutas traían consigo innumerables galeones servidos de ingestas cantidades de oro y sobre todo plata que llegaba a Europa a través de Sevilla. De esta manera, y tal como hemos reflejado anteriormente, estos metales preciosos iban en su mayoría hacia otras ciudades del reino y de Europa. Según cálculos del historiador Earl J. Hamilton en “El tesoro americano y la revolución de los precios en España, 1501-1650”, llegaron 181 toneladas de oro y 16.886 toneladas de plata, influyendo decisívamente en los precios, creándose un proceso inflacionista en España y Europa.v

Aitor Manuel Vacas Carrillo

bebee

Linkedin

Twitter



SANDRA CORREA VASQUEZ 24/11/2016 · #1

uhmm interesante :)

+1 +1