Aitor 🐝 Díez Fernández en salud dental, Médicos y Profesiones Sanitarias Delegado Comercial • Osteógenos 26/9/2016 · 1 min de lectura · +100

Aliviar la sequedad bucal es posible (Parte II)


Aliviar la sequedad bucal es posible (Parte II)


En el artículo anterior nos hemos referido a qué es la sequedad bucal y comenzamos a darte algunos consejos que puedes tener en cuenta a la hora se sufrir sequedad bucal. Recuerda lo importante que es consultar con el odontólogo antes cualquier duda.


Mascar chicle sin azúcar
Una buena medida para evitar la sequedad bucal es mascar chicle libre de azúcar para incentivarte a generar saliva, también puedes chupar caramelos que no contengan azúcar


Recuerda que una buena medida para evitar la sequedad dental es no fumar ni tomar bebidas alcohólicas de manera frecuente. Además de generarte sequedad bucal te harán más susceptibles a distintas patologías orales y problemas más severos.


A la hora de elegir enjuague dental escoge los que no contengan alcohol en su composición


Por las noches una buena medida que ayudará a evitar la sequedad bucal es el uso de humidificadores, así el aire del dormitorio se mantendrá en óptimo estado de humedad.


A continuación te brindaremos algunos se los síntomas más frecuentes de la sequedad bucal.


Síntomas de la sequedad bucal
Aunque parezca una obviedad nos referiremos a los síntomas más comunes que se hacen presentes en la sequedad bucal: se tendrá la boca seca, pegajosa, con una molesta sensación de quemazón, además de presentarse una leve molestia y dificultad al mastigar, tragar, incluso el hecho de hablar es molesto. En algunos casos más extremos llegan aparecer llagas en la garganta y en la boca.


Si notas alguno de estos síntomas lo más aconsejable es ponerte en contacto con tu dentista para así encontrar una solución médica al inconveniente. Seguramente te aconsejará el uso de productos especiales que se adaptarán a tus necesidades particulares. Ten en cuenta que ciertos fármacos, diabetes mellitus, depresión, la hipertensión arterial, la cirrosis alcohólica, el Alzheimer, la enfermedad de Addison, la deshidratación y la artritis son causas que incrementan el riesgo de sufrir sequedad bucal.