Aitor 🐝 Díez Fernández en salud dental, Médicos y Profesiones Sanitarias Delegado Comercial • Osteógenos 26/9/2016 · 1 min de lectura · +300

¿Debería quitarme las muelas del juicio?


Las muelas del juicio son el tercer molar, que aparece en su mayoría entre los 17 y 20 años. Forman parte de nuestro pasado como especie, ya que surgieron evolutivamente con el fin de masticar el tejido vegetal más duro. Hoy en día, más que ayudarnos a comer, se han convertido en un pequeño problema por el que muchísimas personas hemos de pasar.

¿Debería quitarme las muelas del juicio?

Como hemos dicho, las muelas del juicio provienen de nuestros antepasados, que a su vez tenían una mandíbula más desarrollada. A medida que los humanos hemos evolucionado el tamaño de nuestra mandíbula ha decrecido, haciendo más difícil que las muelas del juicio aparezcan correctamente. Es por ello que la mayoría de personas tengan problemas asociados.


Una de las preocupaciones más comunes en los pacientes es que las muelas del juicio muevan los dientes. En Asensio ya creamos un post sobre este tema, que puedes consultar aquí.


Al margen de esta duda los pacientes presentan una serie de síntomas, como dolores de cabeza e irritación en las encías, que pueden agravarse en el tiempo si no toman medidas. Si las muelas del juicio no se sitúan correctamente al crecer, pueden acarrearnos problemas más graves como infecciones en las encías, en el hueso adyacente a la muela, caries en los dientes vecinos y quistes.


Es por ello importante visitar a un dentista si comenzamos a notar molestias por las muelas del juicio, ya que el especialista nos podrá diagnosticar adecuadamente y encontrar la mejor solución para cada caso.


La operación de las muelas del juicio no es para nada compleja, causa las mínimas molestias a los pacientes y el tiempo de recuperación es extremadamente rápido. Es la solución más efectiva y rápida si presentamos un crecimiento molar inusual.