Aitor 🐝 Díez Fernández en Médicos y Profesiones Sanitarias, Salud, Psicólogos Brand Ambassador - Embajador de la marca • Bebee 12/10/2016 · 3 min de lectura · +900

Desigualdad: ¿Tiene que ser así?

Desigualdad: ¿Tiene que ser así?


A finales de Junio, me regalé a mi mismo el lujo de asistir a un evento muy especial que combina dos de mis aficiones más allá del trabajo: la ciencia y la música. Se trata del festival Starmus, unas jornadas increíbles que durante una semana entera logran atraer a la fantástica isla de Tenerife a un listado de celebridades de ciencia de vértigo, empezando por el mismísimo Stephen Hawking. La parte musical no se queda corta, liderada por el guitarrista de Queen, Brian May, que además – y esto poca gente lo sabe- es doctor en astrofísica. En resumen, es el paraíso en la Tierra para los que somos un poco ‘nerds’.


La concentración de premios Nobel esa semana fue la mayor de la historia y para mi gusto no ha recibido en España (el país anfitrión) la repercusión que merece, pero eso lo dejamos para otro día…


Lo que me inspiró a escribir este post (y me reconectó por unos momentos con mi lado profesional), fue la intervención de Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, que dedicó su intervención a denunciar el incremento de la desigualdad en el mundo en una conferencia que tituló "Growing inequality: Laws of Nature or Laws of Men?


Stiglitz argumentó precisamente ante un auditorio de locos por la ciencia que no son las ‘leyes de la naturaleza’ ni de las de la Economía las que están aumentando la desigualdad en el mundo, sino que es más bien consecuencia de las decisiones y políticas humanas.


Como es habitual en estos casos, Stiglitz aportó multitud de datos y gráficas para apoyar su tesis, pero una frase que mencionó para ayudar a comprender la magnitud de estas grandes cifras me impactó especialmente: comentó que ahora ya es posible ubicar en u