Aitor 🐝 Díez Fernández en Ingenieros y Técnicos, Informáticos, Redes Sociales Delegado Comercial • Osteógenos 12/10/2016 · 2 min de lectura · 2,1K

En los 90, ¿cómo eran las aplicaciones de visión artificial?

En los 90, ¿cómo eran las aplicaciones de visión artificial?

Tras 20 años, nuestra forma de vida y de realizar distintas tareas ha evolucionado a pasos agigantados, más de lo que pudiéramos pensar a priori. Recordemos el Control de calidad de negativos de acumuladores eléctricos para Cegasa, Energía Portátil, desarrollada en el 94 e instalada en Oñate. 

Esta aplicación trataba de controlar cómo se repartía el negativo de las cubetas que forman los acumuladores en horizontalidad, nivel de llenado y ausencia de masa sobrante de negativo, ya que todo esto podía provocar cortos con el aislante y el positivo. Los comienzos del software, de la programación gráfica industrial con LabWindows para DOS suponía una revolución en cuanto a la apariencia poco industrial.

Existía una gran dificultad de programación de Windows entre 3.1 y NT. Recordáis el ¿Hello World? Eso sí, se seguían enlazando con el compilador de Microsoft y no había ningún entorno de programación pero disponían de controles como agujas, displays, gráficas… ¡Fue el comienzo de una gran amistad con LabWindows!

En cuanto al hardware, los PCs eran un “poco” menos potentes. En concreto, el portátil con el que me encuentro en estos instantes es 40 veces más potente. Las cifras son sorprendentes: un 80486 a 66 Mhz, con 4 Mb Ram y 170 Mb HD.

Nuestros programas desarrollados en Ansi C con el Microsoft Compiler y usando el Norton Editor como editor debían pesar como mucho 640K de memoria. ¡Ni uno más! Eso obligaba a reservas estáticas para ir controlando en todo momento el tamaño. Extensores de memoria tipo Phar Lap nos liberaron de esas ataduras y nos permitieron usar esos enormes 4 Mb.

En aquella época, el mercado no estaba consolidado como ahora. Las cámaras eran analógicas. ¡Qué problemas de ruido nos daban los variadores! Tanto estas como las ópticas provenían en su mayoría del mundo de la vigilancia, las tarjetas de adquisición eran bastante caras y había un par de proveedores de iluminaciones industriales normalmente basadas en fibra óptica como Dolan Jenner.

Si querías realizar una aplicación a los costes por los que se vendían por aquel entonces  los “proyectos” te las ingeniabas para encontrar lo que resolvía tus necesidades. La forma de trabajar se resumía en“hágaselo usted mismo”.

Me vienen a la cabeza las visicitudes por las que tuv