Aitor 🐝 Díez Fernández en Ingenieros y Técnicos, Informáticos, Redes Sociales Brand Ambassador - Embajador de la marca • Bebee 22/11/2016 · 2 min de lectura · 1,6K

Esto es lo que tiene que hacer la realidad virtual para triunfar de verdad en 2017

Esto es lo que tiene que hacer la realidad virtual para triunfar de verdad en 2017
Esta tecnología ha presentado sus credenciales esta temporada pero la falta de un catálogo más espectacular y atractivo pone en riesgo su futuro

Los expertos apuestan por mejor contenido, desarrollado desde cero, dispositivos más ergonómicos y una inmersión social

Era el futuro. «Engañar» al cerebro, decían. Meter al usuario en mundos paralelos del que no quisieran salir. Esa soñada vanguardia, sin embargo, ha desembarcado algo en pañales por una notoria falta de contenido más amplio y atractivo que logre ese desafío de atrapar a millones de hogares.

La realidad virtual ha presentado este año sus credenciales como una de las apuestas más importantes de los últimos años. Tras años de desarrollo y acciones para cautivar al gran público, por ahora, no se puede ondear la bandera de un rotundo éxito. Se esperaba, sin embargo, este escenario, puesto que como toda tecnología que se precie requiere de un tiempo para su adopción. Le pasó al teléfono móvil inteligente, posiblemente, el producto más importante del último siglo que, en sus primeros pasos, se trataba de algo minoritario.

HTC, Facebook, Samsung, Sony y Google han abrazado este año a la realidad virtual. Con mayor o menor acierto, la puesta en escena de sus respectivos dispositivos desarrollados ha tenido una moderada acogida. Se espera que, para este año, se alcancen en muchos casos ventas de 3 o 4 millones de unidades. Por ahora, la realidad virtual móvil, aquella que utiliza la pantalla del «smartphone» para lograr el efecto inmersivo, tiene, por precio y características, un triunfo asegurado en comparación con otras propuestas como las HTC Vive u Oculus Rift, que quieren ordenadores con características exigentes y que, además de su elevado precio, de 800 euros en algunos casos, pueden eclipsar ese soñado futuro.

Buenas papeletas tiene Sony para sacar tajada de este negocio inmersivo con sus