Aitor Díez Fernández en Médicos y Profesiones Sanitarias, Oficios y profesiones, Hostelería y Turismo Brand Ambassador - Embajador de la marca • Bebee 13/11/2016 · 1 min de lectura · +700

Invierno nuclear: qué es y por qué debemos temerlo

Invierno nuclear: qué es y por qué debemos temerlo

En el mundo existen unas 19.000 armas nucleares, la mayoría de ellas en manos de Estados Unidos y Rusia.

Los dramáticos efectos de este tipo de bombas de destrucción masiva ya son bien conocidas por la humanidad: los dos únicos ataques nucleares contra población civil (los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki por parte de EEUU en los instantes finales de la II Guerra Mundial) supusieron la destrucción total de ambas ciudades y la muerte de cientos de miles de personas.

La Guerra Fría contribuyó notablemente, durante cuatro décadas, a generar un enorme miedo entre la sociedad en general ante un potencial lanzamiento de las bombas nucleares hacia cualquiera de los dos bandos en que el planeta se dividió tras la caída de los nazis: EEUU y sus aliados contra la Unión Soviética y el universo comunista. En ese sentido, se generó una teoría, la de la Mutua Destrucción Garantizada, según la cual la Tierra dejaría de existir como tal (al menos el mundo occidental) en caso de que cualquiera de las dos potencias pulsara el fatídico botón, desatando una reacción en cadena que acabaría con millones de vidas.


Pero rara vez nos hemos parado a pensar qué pasaría tras los bombardeos. Si bien millones de vidas se perderían al instante y otras muchas perecerían en las fechas posteriores a consecuencia de la extrema radiación, otros muchos ciudadanos sobrevivirían a este momento apocalíptico para adentrarse en una nueva era desconocida y en la que la tecnología y los recursos no estarían disponibles para la mayoría de las personas.

Un nuevo contexto en el que el clima tampoco será el mismo. Y es que, tras un uso masivo de bombas atómicas en un corto espacio de tiempo, se generaría una enorme nube de polvo en suspensión, que se mantendría en la atmósfera durante meses. Esta particular nube impediría el paso de la luz solar, matando de inmediato a todas las plantas y vegetales de la Tierra. Es lo que se conoce como el invierno nuclear, nombre que recibe porque la temperatura media del planeta -al no entrar luz solar- caería en picado hasta provocar un enfriamiento global.


Leer más >>