Aitor 🐝 Díez Fernández en Oficios y profesiones, Administrativos, Hostelería y Turismo Delegado Comercial • Osteógenos 25/9/2016 · 5 min de lectura · 2,3K

La Guerra de las Corrientes, AC/DC.

Una figura alta y delgada apareció en la cubierta del trasatlántico. Un traje oscuro, sin sombrero, dos maletas y cuatro céntimos en su haber. Así llegó Nikola Tesla a Nueva York en junio de 1884. Traía una carta de recomendación de su jefe en París, destinada a Thomas Alva Edison. No tardó Tesla en entrar a trabajar con el gran inventor, pero en el futuro ambos se enfrentarían en la llamada Guerra de las Corrientes.


El espigado serbio no ocultó su admiración por el Mago de Menlo Park. Edison llevaba ya años en la cúspide como inventor y empresario. Era uno de los hombres más famosos de la época, y Tesla ya había trabajado para su empresa en Francia. Con la recomendación de por medio, enseguida entró como electricista en uno de los talleres de la Edison en Manhattan.


La Guerra de las Corrientes, AC/DC.


Artículo recomendado: Nikola Tesla, el genio en tres partes.


La promesa


Hay una historia, o leyenda, que no está muy clara. Según la versión de Tesla, en 1885 Eidson le dijo que, si podía rediseñar y mejorar uno de sus generadores de corriente directa, le daría un bonus de 50,000 dólares. No hay razón para dudar al joven electricista, sin embargo, los que conocían a Edison, sabían que era muy poco generoso con los salarios. Además, la empresa no tenía en esos días tal capital.


A las pocas semanas, Tesla cumplió con su parte del reto, y cuando fue a exigir su recompensa, Edison le habría dicho que lo de los 50,000 había sido una broma. Por lo visto – dijo el patrón al empleado – no entiendes el humor estadounidense.


La Guerra de las Corrientes, AC/DC.

Thomas Edison, por Abraham A. Anderson, óleo, 1889


Un tema muy complicado. Tal cosa, como supuestamente le habría dicho Edison a Tesla, no existe en el “humor estadounidense”. Con el dinero no se juega en ese país. Tampoco creo que Tesla haya mentido abiertamente, más bien pudo