Aitor 🐝 Díez Fernández en Médicos y Profesiones Sanitarias, Moda y belleza, Oficios y profesiones Brand Ambassador - Embajador de la marca • Bebee 1/10/2016 · 4 min de lectura · 1,4K

La guerra silenciosa de las dos ruedas

La guerra silenciosa de las dos ruedas
El sector de la bicicleta en España mueve unos 1.300 millones de euros anuales


Desigualdad en el reparto del espacio público, contaminación y ruido. Las urbes heredadas del siglo XX presentan un paisaje urbano invadido por el coche que las bicis se han propuesto recuperar: la guerra silenciosa contra la tiranía del motor ha comenzado.

Más que una moda transitoria, la irrupción de las bicicletas en las grandes ciudades españolas se está conformando como una auténtica filosofía de vida en la que se mezcla el compromiso con el medioambiente, una conducta responsable y sostenible y hasta una espiritualidad basada en la meditación que propicia el pedaleo. No es broma.

Si bien, de manera aislada, siempre ha habido quien se ha decantado por el uso de la bici como medio de transporte, de unos años a esta parte, las autoridades europeas han venido incentivando su uso. La localidad francesa de Rennes fue uno de los primeros municipiosque apostó por un servicio público de bicicletas en la calle, a finales de los noventa. Doscientas bicicletas y 25 puntos de estacionamiento. La siguió Oslo, en 2001 (1.200 bicicletas y 120 aparcamientos). En España, la primera ciudad que importó esta prestación fue Barcelona (1.500 bicicletas, 100 puntos de recogida y entrega), y después se apuntaron Córdoba, Gijón y Sevilla.

Y eso que han tardado en implantarse, porque los orígenes de las bicicletas de uso público no son una propuesta de la modernidad. El activista holandés Laurens Maria Hendrikus, miembro del movimiento contracultural Provo (asentado en el principio de provocar reacciones violentas entre la clase gobernante con acciones no violentas ciudadanas) diseñó los ‘White plans’, en los que pespuntaba actuaciones para mejorar la calidad de los entornos urbanos. En ellos introdujo la propuesta de ofrecer veinte mil bicicletas comunitarias para reducir la contaminación. Hablamos de los años 60.

A la red de bicicletas se añaden infraestructuras básicas como la designación en las calzadas del carril bici así como la puesta en marcha de campañas de educación vial. La normativa aún es incipiente, por no decir inexistente, pero de modo paulatino va desarrollándose para velar por ciclistas, peatones y conductores de otros vehículos.


Los datos del pedal

Las cifras (ese rostro frío pero tan significativo de