Aitor 🐝 Díez Fernández en Médicos y Profesiones Sanitarias, Comerciales y Vendedores, Atención al cliente Delegado Comercial • Osteógenos 9/10/2016 · 1 min de lectura · 2,9K

¿Qué tan peligroso es resistir las ganas de orinar?

Seamos honestos, ¿quién no pasó por una situación así? Nuestra vejiga se siente igual que un globo aerostático gigante, pero no hay ningún lugar que nos permita«evacuar» como la física y la biología lo demandan. La solución temporal, y deberíamos decir instintiva, es aguantar hasta que la oportunidad correcta se manifieste, sin embargo, ¿qué tan mal nos puede hacer esa resistencia? La respuesta varía de acuerdo a cada persona, pero extender la espera por demasiado tiempo carga con algunos riesgos.



¿Qué tan peligroso es resistir las ganas de orinar?

¿Qué tan peligroso es resistir las ganas de orinar?


Una buena cantidad de mis historias están relacionadas con ese lugar especial de«meditación» al que todos debemos visitar tarde o temprano. Mi «delicadez estomacal» se ha extendido durante años, obligándome a visitar extraños e improvisados lugares con tal de encontrar un inodoro, aunque el llamado «número uno» también tiene su cuota de traiciones. Vamos: ¿Quién no se despertó alguna vez y salió corriendo como un guepardo para vaciar ese equivalente al Mar Ibérico que sentimos en la vejiga? Cuando hay que ir… hay que ir, pero en ocasiones debemos posponer la visita, varias veces. Una reunión, una película en el cine, una fiesta con tres o cuatro cervezas en nuestro sistema, un local de comida rápida después de terminar una de sus gaseosas supergigantes… la lista sigue. Obviamente, esa resistencia puede llegar a tener consecuencias. ¿Qué tan bien las conocemos?