Alban JARRY in beBee en Español, Redes Sociales, Marketing y Comunicación Auteur de tribunes • Forbes Jan 2, 2017 · 2 min read · +500

¿Es biónico el manager digital 3.0 ?

¿Es biónico el manager digital 3.0 ?

Una buena cultura informática, una visión clara, una capacidad para ver siempre más lejos. ¿Podríamos decir que el gerente moderno es sobrehumano?


Acordaros de Steve Austin, el hombre que valía 300 millones … Héroe de una serie de los años 70, era una astronauta que había caminado por la luna. Otro planeta, otro universo… Se convirtió en un piloto de pruebas, su avión se estrelló, fue gravemente herido y se transformó en un hombre biónico. Con su equipamiento de nueva generación, podía ir más rápido, podía ver más lejos y podía levantar cargas muy densas.


¡Un “Super hombre”! Velocidad, visión, fuerza… Calidades tan buscadas en nuestro universo digital moderno, donde todas las empresas buscan traer la luna; donde hay que ser a la vez experto, influyente y polivalente… Si los reclutadores tuviesen que buscar al manager digital 3.0 perfecto, es probable que las cualidades de Steve Austin propulsasen su currículum hacia una buena posición… ¡Un manager biónico de nueva generación!


Sale de las normas y está en todos los frentes


Hace algún tiempo, participé en una mesa redonda sobre la digitalización de la función del director administrativo y financiero. Lo que destacamos de esta reunión era que, para ser un manager del siglo XXI, se necesitaba: ser especialista, tener capacidad para guiar los proyectos, espíritu de síntesis, experiencia de gestión del cambio, conocimientos en marketing, dosis de liderazgo, impacto en las comunicaciones internas y externas… Entonces, el director administrativo y financiero moderno, se salía de las normas y estaba presente en todos los frentes…


¿Podríamos decir que él también es una persona biónica dotada de capacidades múltiples? De una conferencia a otra, muchas veces los mismos tipos de aptitudes requeridas vuelven a ser mencionadas en la descripción del manager 3.0. Lo único que podría cambiar sería probablemente la especialización de base de cada uno pero, fundamentalmente, los otros criterios son parecidos y el número de aptitudes se multiplica.


Un “pro” del digital listo para delegar


Frente a la llegada masiva de lo digital y de la cantidad enorme de datos a analizar, el manager tiene que saber manejar la gestión de proyectos informáticos, presentar unas síntesis claras de su gestión con indicadores macros, manejar una cantidad suficiente de tecnologías y los procesos para detectar los eventuales errores que podrían poner unos Piedras sobre el camino y sobre todo, saber tomar perspectiva para tener una visión lo más cerca posible de los 360º siempre sabiendo delegar.


Théodore Roosevelt decía que “el mejor ejecutivo es el que tiene el suficiente sentido común para elegir a los hombres que necesita para hacer lo que desea, y que tiene dominio de sí mismo para no interferir”.


Incluso con las evoluciones tecnológicas, el sistema no ha cambiado mucho desde entonces. Si el manager es el responsable de las informaciones que saca su cadena de producción digital, se tiene que apoyar en todos aquellos que integran esta cadena y le aseguran dicha calidad de información. En caso de incidente o fallo, el manager tiene que saber interactuar con el circuito y poner los buenos puntos de control en el sitio adecuado, porque no hay una cadena digital sin calidad ni trazabilidad.


Embajador en varios niveles


Lamentablemente, en este nuevo mundo, la capacidad de análisis y especialización ya no son suficientes porque, como decía Ivan LendL, “gestionar para el beneficio propio viene a ser lo mismo que jugar al tenis mirando los resultados en lugar de a la pelota”.


Por eso, el manager de última generación tiene que poder entender las situaciones y, sobre todo, poder explicarlas. Tiene cada vez más un papel de comunicador, interno para llevar a sus equipos o para justificar su gestión pero sobre todo externo, teniendo una función de embajador de la empresa.


Durante esta mesa redonda sobre los directivos administrativos y financieros, me interesé por aquellos que podían ilustrar su papel de embajador de marca mirando su presencia en las redes sociales profesionales. Un análisis rápido de las biografías de Twitter de los directivos financieros, directivos administrativos y otros CFO,  mostró que hay pocos que están presentes con una geolocalización en Francia o en París. Los resultados representan bastante bien la ausencia, en muchos sectores, de embajadores digitales profesionales.


Algunos perfiles destacan sobre el resto por la calidad de sus tweets, la especialización que comparten y el “engagement” que generan. Interactuando en las redes sociales, los directivos refuerzan su imagen del manager digital 3.0. ¿Podríamos decir que es por eso que son biónicos? No podría confirmarlo, pero lo que sí sé es que podrían inspirar a muchos managers que sí buscan serlo