Alberto Barranco en Directivos y Ejecutivos, Profesores y educadores, Recursos Humanos National Business Development Mánager • Comunika2 10/10/2016 · 1 min de lectura · 1,8K

Menos preocupación y más ocupación


Los patrones de conducta adquiridos y aprendidos nos siguen pasando factura para lidiar con el día a día del momento, en muchas ocasiones no somos capaces de aceptar que aquello que durante tanto tiempo hemos venido realizando ahora ya no es útil. Nos negamos en la gran mayoría de los casos a adaptarnos a nuestras propias necesidades.

Una de las pruebas más evidentes es la cantidad de preocupación que invertimos en todo, estamos acostumbrados a ello, a intentar adelantarnos a las propias situaciones o circunstancias, tanto así que cuando realmente se presentan ya estamos cansados de tanto preocuparnos en lo que puede pasar. Cuando llega el momento de ocuparnos estamos débiles o por lo menos, sin tanta fuerza como deberíamos para afrontar esa nueva situación.


Generalmente destinamos mucha parte de nuestro tiempo también a preocuparnos por el que dirán más que por lo que debemos hacer con nuestra propia vida, tanto nos importa la opinión externa de personas que nos juzgan pero no nos conocen, que relegamos al último lugar lo que de verdad nos debe importar, ¡nosotros y nuestro caminar!


Menos preocupación y más ocupación


El mundo está definido por nuestros antecesores, nos han criado con el mayor de sus esfuerzos, con el amor que solo unos padres pueden dar, han luchado contra la desinformación y por supuesto contra la poca o casi ninguna formación de aquellos años. Lo han hecho espectacular y ahora nos toca a nosotros hacerlo con los que nos siguen.Hoy seguimos condicionados a esos patrones de conducta que tanto tiempo llevamos adquiriendo, y es un inconveniente grande el no adaptarnos al mundo actual.

Modificar estos patrones no es ninguna falta de respeto a nuestros mayores, si me apuran, es una falta de ética y lógica para nuestros jóvenes. Está en nuestras manos mostrar el cambio y el camino adaptando éste a las nuevas exigencias de la vida.

El mundo se reinventa y nosotros debemos hacerlo también, así que, vamos a ocuparnos de no preocuparnos y así tendremos la fuerza necesaria para afrontar las situaciones que se generan.

"Soy amo de mi destino, soy capitán de mi alma"
In Memory of Nelson Mandela


pepe peppep 11/10/2016 · #1

Esta de moda interpretar un personaje, sobre todo por que la influencia de la información que se recibe cada día de los medios deja claro como debes ser, como has de comportarte,que has de pensar, que comprar para estar al día, como comportarte en el trabajo, quien es wai y quien mediocre.
Así que nos convierte en tan predecibles como manipulables, lo mejor para arrear el ganado.
Peor todavía los que adoptan un psicoestetica prefabricada para ser diferente, que los hay.
Con lo facil y saludable que es ser tu, con virtudes ,defectos, conocimientos y desconocimientos, tan sencillo.
Hay amigo, que esto es una carrera hacia ninguna parte.
saludos

+1 +1