Alberto Ponce in Mujeres líderes e influyentes, Las Reflexiones de hacen pensar Copy • PyME Mar 27, 2020 · 1 min read · ~100

Esto no es la tercera guerra mundial…

Esto no es la tercera guerra mundial…

Jürgen Klaric, coach sudamericano tiene esta idea: “lo que estamos viviendo ahora, esto del COVID-19, es la Tercera Guerra Mundial. Estamos viviendo la Tercera Guerra Mundial. Habrá odio, los países se van a enfrentar, mucha gente va a morir…”.


La idea es provocativa. Recojo el guante.


No estamos viviendo la Tercer Guerra Mundial.


Se está buscando, y a veces exigiendo más y mayor cooperación internacional. Hoy mismo, 26 de marzo, hubo una reunión virtual entre todos los líderes del G 20, entre ellos, el presidente de México, que en sus dos años de gobierno no ha asistido a ninguna cumbre internacional. Que no ha ido a la ONU. Vaya, ni siquiera ha visitado o recibido a Donald Trump, presidente del principal socio comercial mexicano. Que sólo ha recibido a do jefes de estado: el español y el nicaragüense. Que no ha hecho ningún viaje al extranjero. Que dice una y otra vez que “la mejor política exterior, es la política interior”.


Entonces, incluso agentes recalcitrantes, nacionalistas dogmáticos como López Obrador se van a tener que sentar y ponerse de acuerdo en lo internacional. Esta crisis del COVID-19 lo obliga a ver lo global, y ya no sólo lo local o lo regional. No sólo a EU le interesa saber lo que va a hacer el gobierno mexicano. Le interesa a China, a Japón, a Europa… Klaric tiene la idea de buscar traer emprendedores europeos a México y a Colombia aprovechando la difícil situación en que quedarán países como Italia o España. De modo, que todos buscaremos más oportunidades en la cooperación internacional. Se creará un movimiento para tener mayor y mejor cooperación internacional.


Es decir, pasará algo totalmente diferente de lo que pasa en las guerras. En las guerras se crean facciones: unos contra otros. Unos buscando obstaculizar lo que hacen otros. Cortar el contacto con otras regiones o países.


Pero, la idea de Klaric quizás va más por este lado: se destruirá mucha, mucha riqueza. Mucha gente, que no juega en la arena política o económica, se verá afectada en su vida y en su muerte por las decisiones de los líderes político y económicos del mundo. Mucha gente se sentirá impotente. Usada. “¿Por qué me pasa esto a mí, si no hice nada?”.


Esto me hace ver una muy, muy importante diferencia entre lo que pasa ahora y lo que pasa en una guerra.


En una guerra la gente de seguro se siente asustada, pero también se siente comprometida. La gente siente que hay una causa que defender. Justo lo que no está pasando.


En la guerra hay un villano que derrotar. Ahora, sólo hay miedo e impotencia.


Esta es la clase de enemigo presente, Jürgen Klaric. No se parece a una guerra, se parece más a lo que pasó en 1929 con la crisis, o hace apenas unos años en 2008.


Como siempre, la solución debe ser interna y externa. Psicológica y política. Moral y Ética.


¡Platicamos!