Cómo se obtiene el corcho

Cómo se obtiene el corcho

El corcho se ha vuelto un material muy popular en los últimos tiempos, gracias a los diferentes usos que se le han dado, y sobre todo a lo práctico que puede resultar.

Es un material capaz de preservar el medio ambiente, ayuda a alejar el ruido, mantener la temperatura interna y además, aguanta peso y estructuras sin deformarse.

Pero del corcho natural no se conoce lo suficiente. En espacios tipo corcho24.es se contribuye a una buena difusión del uso del corcho y sus usos en decoración. Sus usos decorativos saltan a la vista, pero hoy nos vamos a dedicar a conocer el material en sí, más allá de cómo emplearlo, conoceremos de donde viene y cuales son sus tipos.

Origen del corcho natural

El corcho natural proviene de la corteza del árbol alcornoque que destaca por crecer en la zona del mediterráneo occidental.

Cuando el árbol comienza a crecer, desarrolla una capa protectora de corteza que se trata de un conjunto de células muertas y huecas que protegen el tallo en sí, estas células son el corcho.

Su función es salvaguardar el árbol y tiene la particularidad que, a pesar que es extraído, las células vuelven a crecer, por lo que el mismo árbol continúa proveyendo el recurso, sin verse perjudicado.

¿Cómo se obtiene el corcho natural?

Cada 9-10 años se obtiene la corteza del árbol del alcornoque que constituye el corcho natural, en un proceso conocido como pela.

Este procedimiento, para nada invasivo, garantiza la obtención del material sin sacrificar la vida del árbol, el cual continúa creciendo y dando corcho, durante el resto de su vida, que es aproximadamente unos 170 años. El proceso se realiza en el verano, y es completamente manual, con hachas.

¿Cómo pasa de corcho natural a corcho para decorar y construir?

A partir del momento en que se pela el corcho natural, todas estas cortezas se dejan reposar durante unos 6 meses, periodo en el cual el material pierde la humedad, haciendo que las partículas se adicionen mejor y generando la superficie tupida del corcho.

Tras esto, las láminas enormes son sometidas a un proceso de cocción durante una hora aproximadamente, para aumentar el volumen, restar impurezas y darle elasticidad.

¿En qué se diferencia un tapón de corcho natural de uno sintético?

Cuando se trata del mundo de los vinos, hay que considerar que no siempre se necesitan tapones de corcho natural.

Si estamos hablando de vinos de consumo rápido, un tapón sintético es suficiente para el proceso de mantenimiento del producto, el mismo suele ser de caucho o silicona.

En el caso de los vinos de reserva, gran reserva o crianza, el proceso de maduración del producto depende de varios factores, entre ellos la micro oxigenación, proceso que solo es posible gracias a la porosidad de los tapones de corcho natural.