Angel Aguado López en Estudiantes y Universitarios, Profesores y educadores, Biologia, Ciencia e Investigación Reportero-periodista-escritor • Periodismo Hace 7 d · 3 min de lectura · 1,0K

Voluntariado: por amor a los demás

                                                                                     Ángel Aguado López

    «Te da muchísima satisfacción, te gratifica como persona» dice Mar, entregada a su voluntariado Reiki, que da sesiones de relajación a enfermos y también a internos del Centro Penitenciario de Soto del Real, que la tratan «muy agradecidos, muy amablemente, con un respeto y con un cariño…» Mar se paga su transporte para ir desde el paseo de la Virgen del Puerto, en Madrid, donde vive, hasta el Hospital Puerta de Hierro, unos cincuenta Km ida y vuelta, no cobra un euro, lo hace por amor… por amor a los demás. «Salgo de aquí con las pilas súper-cargadas, el contacto con el paciente, con el ser humano es la mejor recompensa» dice con una leve sonrisa. Mar lleva años haciendo esto cada quince días, cuatro horas cada día. Mar mira a su cliente, a su paciente Sara, que tiene síndrome de Crohn, una inflamación intestinal a la que tratan con fármacos inmunosupresores, a la que aplica su método de relajación. Y las dos se sonríen.

Voluntariado: por amor a los demás

                                                        Mar y una paciente en el hospital de día del Puerta de Hierro.


       Alberto Vega Martín tiene 63 años y tuvo un cáncer de colon, «y también la próstata». Vive en Becerril de la Sierra, un pueblo en la Sierra de Madrid, a unos treinta y cinco Km del Puer