Angélica García in Emprendedores y Empresarios, Comunicación y Periodismo, Marketing y Comunicación Fundadora • Ocio en la Sierra Apr 19, 2017 · 5 min read · 5.2K

10 Cosas que hacer todos los días si estás en el paro



10 Cosas que hacer todos los días si estás en el paro

Porque estar en el paro no significa, ni mucho menos, estar parado. Una buena forma de abordar la situación de desempleo es considerar que tenemos una gran oportunidad para aprovechar un recurso muy preciado, el TIEMPO, que suele escasear cuando estamos ocupados.


Aquí os dejo algunos consejos que os ayudarán a aprovechar esta etapa, a aumentar vuestra empleabilidad y a crecer como personas.


1. INFÓRMATE


Porque nadie discute que la información es poder. La información abre muchas puertas. Te ayudará a tomar mejores decisiones, será útil en entrevistas de trabajo y te permitirá aprender cosas nuevas. Conocerás lo que está ocurriendo en el resto del mundo. También podrás detectar tendencias, nichos de mercado, nuevas oportunidades de trabajo...


Por ejemplo, la información que se está publicando en los medios sobre los nuevos avances tecnológicos y la transformación digital, indica que se va a producir una revolución que cambiará sustancialmente la tipología del empleo en el mundo, que destruirá millones de puestos de trabajo y creará otros nuevos. Es conveniente estar preparado.


Si antes no lo hacías, prueba a comenzar el día leyendo las noticias en varios periódicos digitales. Puedes revisar medios de todas las tendencias ideológicas y contrastar las distintas versiones de una misma noticia. Dedica al menos una hora a esta actividad y pronto comprobarás cómo te será muy útil.


2. FÓRMATE


Cuando estamos trabajando, a veces no disponemos del tiempo necesario para una actividad que debería ser incuestionable a lo largo de toda nuestra vida y que a menudo desatendemos. LA FORMACIÓN CONTINUA.


En realidad, las propias empresas deberían preocuparse por reforzar e incentivar la formación de sus trabajadores porque esto redundaría también en su propio interés. Desgraciadamente, en muchos casos prima la consecución del beneficio inmediato y no suele ser así.


Así que plantéate tu situación de desempleo como la mejor oportunidad que vas a tener para completar tu formación, enriquecerte como persona y optar a un mejor puesto de trabajo.


Todos los trabajadores deberían esforzarse por mantenerse al día respecto a las últimas novedades, avances y tendencias en su profesión. Y más en el contexto en que nos encontramos, de permanente investigación y avance tecnológico.


Quizá pienses que esto no va contigo y que en tu sector no es necesario o resulta una pérdida de tiempo. ERROR. Estar al día, no solo en lo relativo a tu carrera profesional, sino al nuevo panorama digital que se avecina, te permitirá establecer una ventaja competitiva frente a otros candidatos a un puesto de trabajo, darte a conocer a través de las redes sociales, crear tu marca personal y, en último término, demostrar tus conocimientos y valía.


Además, gracias a las nuevas tecnologías, la formación no tiene porqué resultar un lastre económico en un momento -el desempleo- en que el bolsillo no está para grandes dispendios. Existen miles de posibilidades para formarse gratis.


Puedes encontrar multitud de tutoriales sobre cualquier temática en You Tube. O seguir alguno de los cursos gratuitos que ofrecen las mejores universidades del mundo a través de plataformas como Coursera.


O disfrutar de las charlas TED en las que expertos en los más destacados campos comparten desinteresadamente su sabiduría.


Desgraciadamente, no podemos sustraernos al hecho de que vivimos en el país de la “titulitis”. Así que junto a todas esas competencias que podréis ir adquiriendo al precio de una conexión mensual a Internet, sería recomendable también realizar algún curso de especialización, máster o formación que pudiera acreditarse mediante el correspondiente título o diploma que incluir en el CV.


Por ejemplo, podéis aprovechar el tiempo en el paro para mejorar vuestro nivel de idiomas, ya sea realizando algún curso on-line, visionando canales en inglés o películas en Youtube o Vimeo, o incluso mediante aplicaciones como Tandem o Duolingo, entre otras. Y todo ello como preparación para superar después alguna de las pruebas de acreditación de nivel que otorgan diversos organismos y universidades, así como la Escuela Oficial de Idiomas.


Nadie mejor que vosotros para organizar vuestra jornada, pero dos horas diarias dedicadas a la formación (en inglés, informática, diseño gráfico, Excel, programación…) serían un tiempo más que aprovechado.


3. LEE


Te has quedado sin excusa. Ahora dispones de todo el tiempo del mundo. Puedes leer de todo y a todas horas. Aprovecha para atacar aquellos clásicos que tenías pendientes, para aficionarte a esta interesante actividad o para repasar viejos títulos olvidados.


Mejorarás tu nivel de cultura general, tu ortografía, abrirás nuevos horizontes en tu mente, conocerás costumbres distintas y podrás viajar con tu imaginación, una actividad mucho más económica que un viaje real, ahora que el bolsillo no está para muchos sustos.



Además de literatura, novela, teatro, ensayos, biografías… también puedes aprovechar para leer en Internet las publicaciones de los profesionales más relevantes en tu sector, informarte a través de blogs especializados o seguir a referentes indispensables en la red como el profesor Enrique Dans.


4. MUÉVETE


Ya sabes, Mens sana in corpore sano. El desempleo no puede ser una excusa que te impida mantenerte activo. La vida es equilibrio y debes aprovechar todo ese nuevo caudal de tiempo libre para mantener en forma no solo tu mente sino también tu cuerpo.


Una vez más, te has quedado sin excusas. Dedica todos los días al menos 30 minutos para ejercitarte. No es necesario que te entrenes para correr la maratón, si no estás acostumbrado. Empieza poco a poco. Si puedes, sal a la calle y despéjate. Pasea, salta, baila, corre… y si no sabes qué hacer,  You Tube te puede dar muchas pistas. Pone a tu disposición cientos de canales que te guiarán sobre los ejercicios que puedes hacer, de acuerdo a tu situación, posibilidades, condición física…


5. ESCRIBE


Seguro que después de empaparte de nuevas ideas, después de tanto leer, informarte, seguir a referentes en el nuevo mundo digital, formarte y estimular tu mente con actividades como las charlas Ted se te ocurren un montón de nuevas ideas que compartir con los demás. HAZLO. Ponte a escribir ya mismo. No le tengas temor a la pantalla en blanco. Plasma tus ideas en ella. Abre un blog. 


Es muy sencillo. Además de herramientas profesionales como el maravilloso WordPress (.com y .org), también dispones de plataformas como Medium, Blogger o incluso puedes publicar tus artículos directamente en redes sociales como Linkedin, Bebee o en las notas de Facebook. Todas ellas te aportarán visibilidad.


Yo suelo anotar ideas a medida que se me ocurren (mientras leo, interactúo y aprendo en internet) y más tarde desarrollo los artículos. Tengo muchas más ideas que tiempo disponible para redactar los artículos, pero en fin, lo importante es ir poco a poco.


Prescripción facultativa: Entre 30 minutos y una hora diaria.


6. EXPERIMENTA


Porque ahora es el momento perfecto para abrirte a hacer cosas nuevas. Prueba nuevas plataformas, herramientas digitales, formatos... Abre perfiles en diversas redes sociales y comprueba en cuales te sientes más cómodo o cuales se adaptan mejor a ti.


Atrévete a hacer infografías, grabar o editar vídeos, prueba nuevas aplicaciones, intenta grabar un podcast… Crea hermosas nubes de etiquetas, retoca viejas fotografías, haz una línea de tiempo en la que resumes tu vida, un mapa de los países que has visitado...


Y solo me he referido al mundo digital, pero la experimentación puede aplicarse a cualquier campo. Aprende a cocinar si es que no sabes, crea o prueba con recetas nuevas si es que sí, aprende jardinería, pinta cuadros, lámparas, jarrones, aprende macramé, apúntate a un meetup…


Las posibilidades son infinitas.


7. TRABAJA TU REPUTACIÓN DIGITAL


Como dirían las blogueras de moda, la creación de una marca personal se ha convertido en un todo un “must”. En todo caso, es un hecho que el primer lugar donde un empleador buscará información sobre ti será en la red. Así que ya sabes, cuida tu imagen digital hasta el último detalle.


Demuestra cómo eres, tus aptitudes, qué conocimientos tienes, qué puedes aportar. Y no solo de cara a un posible empleo, sino, por ejemplo, con el objetivo de convertirte en un referente en tu campo, aumentar tu prestigio y conseguir futuros clientes, si tienes en mente convertirte en emprendedor o simplemente, por aumentar tu influencia. Esta influencia es esencial si en un momento dado deseas ofrecer tu punto de vista sobre cualquier tema y que éste sea valorado y tenido en cuenta.


En la red hay miles de artículos sobre la marca personal, así que no voy a extenderme. En realidad, si has seguido mis consejos anteriores, ya has dado los primeros pasos para crear tu marca. Sí, tanto el blog como los perfiles en las redes sociales conforman tu “impronta” digital. Hay miles de ideas para crear y mantener tu marca personal, o reputación digital.


En todo caso, ten en cuenta de que no es algo inmediato, sino que requiere trabajo, tiempo, paciencia y esfuerzo. Intenta aumentar tu red de contactos, y que estos sean de calidad, crea una imagen corporativa personal que te haga reconocible (logo, colores, tipografía…), interactúa en redes sociales, comenta en blogs, medios de comunicación o redes sociales. Piensa antes de escribir y publicar… En fin, todo un mundo de posibilidades.


Piensa en que el CV ya no es como antes. Estará diseminado por la red. Puedes tener una web CV (mira la mía), resumir tu trayectoria en una infografía, elaborar un vídeo…


Lo importante, en un momento en el que la oferta de trabajadores supera ampliamente a la demanda es impactar, llamar la atención, destacar (y luego responder a las expectativas, claro está).


Así que, ya sabes, a innovar ya…


8. MEDITA


La meditación es una actividad indispensable para mantener el equilibrio personal. Y, como en casi todos los puntos anteriores, una vida ajetreada nos impide en ocasiones hacer una pausa, tomar distancia, analizar, pensar, reflexionar y aclarar nuestras ideas para tomar mejores decisiones, fijar nuevas metas, enderezar nuestros caminos, aprender de nuestros errores e incidir en los éxitos.


Dedica al menos 10 o 15 minutos al día a sentarte o tumbarte, pon música suave, deja tu mente en blanco y respira hondo. Después puedes pensar con calma en lo que desees, preferentemente en las metas que quieres conseguir, qué deseas en la vida y qué puedes hacer para conseguirlo.


No es necesario proyectarse a un futuro lejano o recordar el pasado remoto. Puedes centrarte en momentos más cercanos. Realizar un pequeño resumen de lo que has hecho en el día, cuánto has aprendido, qué te ha hecho feliz. Qué tareas debes hacer al día siguiente…


En fin, esta actividad es libre, podéis planteárosla cómo os sea más útil. El objetivo, como digo, es practicar la reflexión, el pensamiento crítico y la capacidad para planear acciones futuras.


9. DISFRUTA


Porque estar en situación de desempleo no tiene necesariamente porqué ser un calvario. Siempre que la situación no esté al límite, claro está. En ese caso, desafortunadamente, la prioridad será trabajar cuánto antes y en lo que sea.


En el caso de que la indemnización, la prestación por desempleo o esos ahorrillos bajo el colchón que uno debe guardar en tiempos de bonanza lo permitan, no sufras innecesariamente, no te tortures y -aún centrándote en el objetivo esencial que es buscar o crearte un empleo- disfruta de la vida.


Evidentemente, deberás apretarte el cinturón y reducir gastos desde un primer momento, pero, créeme, una vez cubiertas las necesidades básicas, se puede ser igual de feliz sin gastar tanto dinero. Es cuestión de prioridades.



No es como viajar de verdad, pero también puedes disfrutar viajando en You Tube


Tendrás que renunciar a las vacaciones recorriendo el mundo, a las cenas fuera de casa o a adquirir el último gadget (aquí sí que me duele), pero a cambio podrás vivir momentos irrepetibles visionando series que te habías perdido en su momento. O disfrutando del campo en un bonito picnic primaveral. O poniéndote al día en cine. O lo que sea.

 

Aunque tuvieras planeado viajar a Asia, Islandia o San Francisco, seguramente deberás conformarte con Asturias, la casa de tu familia en el pueblo o… tu propia casa. Créeme, aun así se puede disfrutar de la vida. Si tienes salud, un techo que te cobije, comida en la nevera, una conexión a internet, y estás rodeado de personas que te quieren… ¿qué más necesitas para ser feliz?


10. Y…. BUSCA TRABAJO O CRÉATE TU PROPIO EMPLEO


A no ser que seas millonario (y en ese caso no creo que estés leyendo este artículo) o muy afortunado, la mayor parte de las personas en este mundo deben trabajar para vivir. Deben buscarse las lentejas.


Personalmente no me gusta pensar en el trabajo como una dura carga o como una obligación, sino como una aportación a la sociedad y una oportunidad para crecer como persona… pero no siempre es así, así que… a veces tocan lentejas.


Una vez en situación de desempleo, la prioridad será restablecer, del modo que sea, los ingresos perdidos, o mejor dicho, suspendidos temporalmente. Todos las recomendaciones que he ido ofreciendo están encaminadas a ese objetivo.


Deberás fijar el tiempo que consideres necesario a esta tarea. Enviar curricula a cascoporro ya no es una estrategia aceptable. Deberás inscribirte en diversas webs, plataformas de empleo y redes. Diversificar tu presencia en la red. Establecer contactos, como ya dije anteriormente.


Preparar concienzudamente cartas de motivación para cada empleo. Asistir a eventos de networking. Currarte los nuevos formatos de CV (vídeo, infografía, web…).


O, si decides lanzarte al mundo del emprendimiento, como es mi caso en la actualidad, analiza necesidades existentes, busca nichos de mercado, oportunidades de mejorar la oferta existente, en el sector que sea… Examina a tus posibles competidores, a tus clientes, a los proveedores. Planifica cuidadosamente el apartado económico, las gestiones administrativas… y… ADELANTE. Crea tu propio empleo. Toma tus propias decisiones. Gestiona tu tiempo. Diseña tu estrategia. Y lo más importante, no te rindas a las primeras de cambio. Persevera, analiza e introduce los cambios que sean necesarios.


Y ya sea buscando empleo o creándolo tú mism@... No desesperes. Antes o después encontrarás tu propio camino. Es solo cuestión de buscarlo.  Y de mantener algunos hábitos diarios.


CONCLUSIÓN


Todo lo anterior me lleva a un solo punto. Si algo he aprendido en la vida a lo largo de los años, es que la capacidad para sobrevivir, para hacer frente a los problemas, para mejorar, para enriquecerse y enriquecer el mundo, se encuentra en la adaptación.


Así que, si has sido víctima de un ERE o de un despido cualquiera, ya sea larga o corta tu etapa como “desempleado” (que no “parado”) será la capacidad de amoldarte a tu nueva situación la que te haga progresar y aprovechar a fondo esa etapa que, generalmente, llega sin ser buscada.


Así que, ya sabes, aprovecha ese regalo inesperado, el tiempo.




      PD:  Os dejo un link a mis webs y perfiles en redes sociales, por si queréis conectar o coger alguna idea. 

      Mi web trata sobre periodismo, comunicación y tecnología, mi blog en Medium sobre las cosas que me pasan o se me ocurren. Mis colecciones en Google+ son un repositorio de noticias sobre tecnología y transformación digital. Y mi Pinterest es  un banco de noticias sobre diversos temas, a vuestra disposición. Mis revistas en Flipboard versan sobre prensa y periodistas, entre otros.


      🎓 Mi web CV      💻  Mi web Las otras Noticias      💡  Mi blog en Medium      🥇  Mi Linkedin      🐣  Mi Twitter     


       🌎  Mi Google+        🎨  Mi Pinterest      📸  Mi Instagram      📱  Mi Flipboard      📚  Mi Slideshare


      Si os ha gustado el artículo o queréis aportar vuestra propia experiencia, no dejéis de hacer comentarios.



      Angélica García Aug 17, 2017 · #25

      #24 Muchas gracias David. Me hacen mucha ilusión vuestros comentarios. Y sobre todo, espero que sean muy útiles. Todas las personas tenemos grandes habilidades y, a veces, un paro de larga duración hace que nos olvidemos de ello. Un saludo

      +1 +1
      David Sánchez González Aug 17, 2017 · #24

      *** ¡¡¡Excelente artículo muy bueno!!! DE CABECERA Y OBLIGADO. Lo habré leído 2 veces, ya que parecía que me leía la mente; es verdad, en las circunstancias de paro, lo peor que se puede hacer es encerrarse en casa o deprimirse; hay un tiempo muy valioso de cursos, de reflexión, de re-activación de recursos... Muy bueno, gracias :-)

      +3 +3
      Ignacio Orna (Nacho) Jul 26, 2017 · #23

      Muy Alentador y muy motivador. Muchas Gracias, por compartir.

      +1 +1
      Angélica García Jul 24, 2017 · #22

      #21 Muchas gracias, Carlos. Lo escribí hace tiempo y, por lo que veo, todavía sigue teniendo tirón.

      0
      Carlos Garcia Trillo Jul 24, 2017 · #21

      Muy buen post Angélica! Enhorabuena! ;)

      +1 +1
      Angélica García Jul 10, 2017 · #20

      #19 Bienvenida. Me alegro de que te haya sido útil. Un saludo. ;-)

      0
      Soledad Vela Jul 4, 2017 · #19

      Hola, Angélica! Soy nueva en esta comunidad y me encontré con tu artículo. Me encantó y aportó muchas ideas :) Gracias!

      +1 +1
      Angélica García Apr 26, 2017 · #18

      #15 Muchas gracias. 😊

      0