Anycka HC en beBee en Español, Escritores, Cuidado Personal Mujer ¿Qué tal de autoestima?, ¿cómo te conoces? Y ¿cuánto te quieres? ¿Te gustaría cambiar algo? • helpyu.es 18/3/2017 · 4 min de lectura · +100

¿Súper limpias, sobrevives o sobresufres?

Hay vida más allá de las tres cosas

Y aquí voy a contar (parte de) cómo.

¿Súper limpias, sobrevives o sobresufres?

ADÁPTATE O SUCUMBE

Durante mucho tiempo se pensó que en la dotación genética de la mujer existía un rasgo específico programado para la creación de un entorno limpio, ordenado y confortable en el hogar, con el subrasgo correspondiente y necesario (actualización) de no mosqueo cuando, en cuestión de segundos, alguien deshace la magna obra. El tiempo y alguna cosa más ¿educación o igualdad serán las palabras mágicas? nos plantearon una duda, seguida de su correspondiente pregunta. Atención:

La duda: todos los seres humanos vivientes, salvo lesión, accidente o similar, tenemos dos manos con deditos (que pueden servir para sujetar y/o hacer cosas) ¿verdad?

La pregunta: si lo anterior es cierto (y todos los indicios apuntan a ello) ¿por qué mayoritariamente las tareas del hogar: avituallamiento, limpieza y demás, corren (ían) a cargo de las damas?

Tal vez porque hasta no hace mucho, ellas eran las terratenientes del hogar. Ellos se encargaban de la actividad exterior, amén de la bricomancia y otras labores manipulativas. Y tal vez se considerase motivo de orgullo sin par que mi casa fuese la más limpia, aromática y armónica del barrio. Supongamos que esto fuese así en un tiempo remoto.

Pero llegó el futuro y, las señoras empezaron también a trabajar fuera de casa y después descansaban. Oh, wait! ¿descansaban? 
Anycka

Al acabar con sus labores domésticas de buena esposa. Entonces llegamos a nuestro tiempo, en el que la pregunta inmediata es: ¿si dos o más personas trabajan fuera de casa, por qué solo UNA lleva a cabo las tareas del hogar? La respuesta o solución implícita es: repaaaaarto, repaaaaaartoooo.