Augusto Jose Lopez Marin en Auditores, Consultoria e Assessoria, Consultoría y Asesoría AUDITOR EXTERNO • INVERSIONES AGRICOLAS Y COMERCIALES S.A. 30/1/2018 · 2 min de lectura · 2,6K

LA PARADOJA DE SER CONTADOR PÚBLICO

LA PARADOJA DE SER CONTADOR PÚBLICO


En días pasados hemos visto en los diferentes medios de comunicación, como han vinculado a profesionales del área contable en diferentes ¨escándalos¨ de evasión de impuesto por la puesta en práctica de estrategias tributarias que a criterio de la administración de impuestos son un delito.

En esta época de cierres contables y fiscales, de la revisión final a los estados financieros, de preparar informes a las diferentes órganos de control de las compañías, acompañados estos de diferentes estrategias tributarias algunas veces agresivas, preparadas en ocasiones por asesores tributarios externos donde la mayor parte de veces el contador no tiene incidencia, aunado esto a la falta de confianza que tiene el empresario colombiano en el destino final de los impuestos, que convierte al estado en su principal accionista, le da este gobierno plagado de corrupción que son el pan de cada día.

Ante la ocurrencia de estos hechos considero que todos los que nos desenvolvemos en este campo debemos hacernos una reflexión ¿hasta dónde debe llegar nuestra responsabilidad como garantes de la fe pública cuando nosotros como contadores no administramos las compañías?

Basta simplemente con expresar nuestra opinión de acuerdo a la normatividad vigente (limpia, con salvedad, abstención, etc.) realizar las recomendaciones respectivas a los administradores de la compañía. Sera que esto es suficiente para los entes gubernamentales al momento de una revisión en las empresas donde prestamos nuestros servicios?

Lamentablemente para nosotros no es suficiente.

Por los diferentes medios de comunicación hemos visto, como responsabilizan a los contadores y revisores fiscales por NO INFORMAR LA OCURRENCIA DE ESTOS HECHOS. Sometiéndonos al rechazo público y de nuestra familia por nuestras actuaciones ante toda la sociedad en general.

Sera que los organismos de control garantizaran nuestra remuneración?

Cubrirán por nosotros los compromisos económicos contraídos con nuestras familias al igual que ante terceros?

Sera que la persona a la cual prestamos nuestros servicios seguirá confiando en nosotros aun cuando lo denunciemos ante las autoridades de control y vigilancia.

A lo largo de nuestra educación universitaria se nos inculca que en ejercicio de nuestra vida profesional, debemos horrar los siguientes principios de ética profesional

1. Integridad: Rectitud, probidad, honestidad, dignidad y sinceridad

2. Objetividad: Imparcialidad

3. Independencia: Criterio

4. Responsabilidad: Cumplimiento

5. Confidencialidad: Leal y autenticidad, Secreto Profesional

6. Observaciones de las disposiciones normativas: Legalidad

7. Competencia y actualización profesional: Idoneidad

8. Difusión y colaboración: Desarrollo, superación y dignificación de la profesión

9. Respeto entre colegas: Sinceridad, buena fe y lealtad hacia los colegas

10. Conducta ética: Función social enmarcada en la moral Universal

La Ley 43 de 1990, que reglamenta nuestra profesión como contador público, establece que el profesional contable está obligado a velar por los intereses económicos de la comunidad, siendo parte de estas las personas naturales o jurídicas que tiene relaciones con las organizaciones donde prestamos nuestros servicios profesionales, sin olvidarnos del estado.

Adicionalmente vale la pena recordar que Los Contadores Públicos, cuando otorguen fe pública en materia contable, se asimilarán a funcionarios públicos para efectos de las sanciones penales por los delitos que cometieren en el ejercicio de las actividades propias de profesión, sin perjuicio de las responsabilidades de orden civil que hubiere lugar conforme a las Leyes.

Es decir SOMOS FUNCIONARIOS PUBLICOS SIN LA REMUNERACION DE ESTOS.

Con lo anteriormente expuesto, invito a todos mis colegas y estudiantes en formación que hagamos una reflexión acerca de la gran responsabilidad que recae sobre nuestros hombros, y como algunos las desconocen al momento de pactar la remuneración por nuestros servicios prestados.

Cada día nos enfrentamos a una gran paradoja, ser indirectamente entes fiscalizadores del estado, con las responsabilidades penales, civiles y comerciales de los funcionarios públicos, pero dependientes económicamente del privado quien es que contrata nuestros servicios.



SAIDE SOTO NASER 11/2/2018 · #2

Augusto, en Chile es lo mismo, se responsabiliza y se desprestigia al Contador, cuando las empresas tienen asesores externos especialistas tributarios que les planifican de tal.manera, creando negocios que les permite disminuir el pago de impuestos, y.otros "ajustes" que ademas son.avalados por las empresas auditoras, las que emiten informes muchas veces cubriendo faltas que debieran ser sancionadas...lo vimos en EEUU. Que le queda al Contador interno en.una empresa ajustarse a las decisiones de quie te remunera.

0

Gracias por tu post Augusto. Bienvenido a esta comunidad de abeBeejas!!!! Solemos poner nuestras fotos pues es una plataforma de profesionales en la que recomendamos poner caras y no logos. Muchas gracias!

0