axesor, conocer para decidir en elEconomista, Economistas y Financieros, Negocios y Empresa Asesora analista en el departamento de Riesgos en axesor • Axesor 11/11/2016 · 3 min de lectura · +500

Los cuatro caballos de batalla a los que se enfrenta el sector financiero

Los cuatro caballos de batalla a los que se enfrenta el sector financiero

Jorge Zuloaga, redactor de finanzas del diario Vozpópuli


La banca europea, y en especial la española, lleva ya ocho años de crisis sin perspectivas de que la cosa mejore a corto plazo. Desde que quebró Lehman Brothers en septiembre de 2008 todo han sido malas noticias para las principales entidades financieras a nivel mundial. En el caso español, el sector tocó fondo en 2012 con la caída de Bankia y el rescate a las cajas con dinero de los fondos europeos.

Desde entonces, las entidades han hecho muchos esfuerzos de saneamiento, capitalización y ajuste de capacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias, aunque por el momento los mercados no se dan por satisfechos y siguen castigando al sector en bolsa. ¿Por qué? Hay cuatro grandes focos de incertidumbre en el sector financiero actualmente:

- Bajos tipos de interés: el entorno de bajos tipos de interés está poniendo contra las cuerdas a los bancos. Las entidades nunca hasta ahora se habían encontrado con el euribor en negativo. Y lo que es peor para ellas, con perspectivas de que siga a este nivel o uno similar durante mucho tiempo. Con los tipos así, los bancos pasan a cobrar mucho menos intereses a tipo variable, algo que afecta más a las entidades españolas, y en concreto a las antiguas cajas. Muchas dieron hipotecas con diferenciales sobre el euribor de apenas 30 o 40 puntos básicos, con lo que ahora están casi perdiendo dinero con estos créditos.

La banca ha podido compensar hasta ahora esta situación con la depreciación de lo que paga a sus clientes por los depósitos. Sin embargo, cada vez le queda menos margen de maniobra. Y un escenario como el previsto de bajos tipos de interés durante un periodo prolongado puede hacer mucho daño en la línea de ingresos del sector.

- Digitalización: para añadir más dificultades, la banca tiene que compaginar este escenario de pérdida de ingresos con un cambio estructural en el sector. Las finanzas es uno de los segmentos donde más fuerte está impactando la digitalización. Cada vez más clientes renuncian a acudir a las oficinas para realizar todas las gestiones que necesitan con el banco a través de los canales digitales. Esto tiene una implicación clara: sobran oficinas y plantilla. Pero no es una