Roberto Solé Azuaga en Bloggers España, Bloggers Unidos, beBee en Español Redactor Técnico en Hardware y Nuevas Tecnologías • HardwareSfera 1/10/2016 · 1 min de lectura · +100

El PSOE de Schrödinger

Ahora mismo el PSOE está muerto y vivo a la vez. La situación actual del partido político ante la disyuntiva interna que ha generado la dimisión de 17 miembros del comité del partido ha provocado que Pedro Sanchez este en el filo del acantilado, solo falta que le den la puntilla. Esta situación era previsible, ya que derrota electoral, tras derrota electoral ha provocado que los varones importantes, que son los que gobiernan, básicamente, hayan decidido terminar con la calma chicha que se vivía en el partido y asaltar Ferraz. La situación está entre la comedia y la tragedia.


Tenemos por un lado un Sanchez atrincherado en el sillón del PSOE, que no quiere soltarlo por nada, que como medida de contragolpe ha planteado unas primarias, cosa que ha desencadenado este desastre. Díaz, por el sur, tirando la piedra y escondiendo la mano, tirando pedradas a Ferraz siempre que puede, entre la más destacada esta frase: “he ganado unas elecciones”. Esto es un golpe bajo que deja medio noqueado a un Sanchez en horas bajas, pero que muy bajas, contra las lonas.


La división de factores externos está dirigida por el ex-presidente del gobierno González, que apuesta por una abstención para dar el poder al PP. Esta voz discordante, que últimamente está más por atacar que por hablar, ha terminado por desatar una espiral de voces duras contra Sanchez. Vara y Puig por otro lado que están en una situación extraña de ambivalencia. Están en una parte en contra de la continuidad de Sanchez y de que siga la sangría de escaños y votos, pero en contra de unas primarias, que en estos momentos, con las terceras elecciones a la vuelta de la esquina, se plantean un caos. El último elemento es Iceta, que vive un poco en su universo de danzas, donde hace arengas políticas más propias de populismos sin sentido que de un político que debería estar más pendiente por otros aspectos.


Los beneficiados de esto son los partidos rivales. Tenemos por un lado el PP, que pese a tener mil frentes de corrupción abiertos sigue ganando y sacando un sinfín de escaños. El PP en Galicia estaba defenestrado hace seis meses, con un Feijoo al borde de dejar la política y va y consigue una mayoría absoluta, la única en España. Esto lo cuentan hace un año y no se lo cree nadie. Podemos por su lado se muestra disgustado por la situación y la ve con recelo, acusando la espantada de golpe de estado. Situación más que rara, que lo único que hace es beneficiar a este grupo político.


Se pueden hacer muchas lecturas de lo sucedido, pero la realidad es que Sanchez cada día pierde cientos de votos y no está solucionando la sangría. Hace unos meses peleaban con Podemos por la segunda plaza, pero la situación de seguir esta tendencia pueden terminar siendo un partido residual que con suerte llegara a estar por encima de Ciudadanos. La cosa es que la situación está mal en Ferraz y todo apunta a que nada mejorara en los próximos días y semanas.


El PSOE de Schrödinger