El año en un mes

Pasamos meses y meses hablando de crisis, viendo que no podemos permitirnos caprichos que antes no costaban tanto tener. Llegan estas fechas y vemos gente con bolsas repletas de compras, no solo de comida, si no de ropa, juguetes, accesorios varios y pensamos en el derroche de dinero que se va en esas bolsas. Se nos va la vida en intentar una vez más hacer que la alegría llegue a las casas, que el calor de la navidad quede de nuevo retratado en regalos y abundancia de comida que en otra época del año no cabe pensar comer. Tanto derroche inconscientemente generado en una sociedad que exige que haya donde no hubo en otros meses. Y me veo incluida por esa obligación absurda de gastar de donde no tengo, de llegar o intentar tener unos reyes que más que ilusión por mi persona, me ilusiona en niños que en mi familia esperan ansiosos que vengan, cómo no, cargados de regalos. Qué ansiedad, impuesta por mí misma de no poder gastar ni siquiera en la mínima comida, que ya no capricho, porque ando ansiosa por encontrar un puesto de trabajo que hoy en día para mí es mi primer deseo de navidad. Y que por más que miro trabajos y accedo a entrevistas no suena la campana y sigo viendo derroches y compras a mi paso y es inevitable pensar que me da rabia no poder optar a celebrar yo también esa navidad. El año en un mes


Berta Alvarez Hace 3 d · #2

#1 Gracias, eso espero, ya no sé dónde màs mandar, he echado en varios sectores y por todo Madrid.

0
Adela Garcia Hace 3 d · #1

Ánimo!! No dejes de buscar, aparecerá!!

0