Carlos Del Riego Gordón in Historia: La Segunda Guerra Mundial, Comunicación y Periodismo, Historia PUBLICACIÓN LIBRO,(Ed. Everest). Carlos del Riego y César F. Buitrón. • El libro ‘Citius, altius, fortius. Las Olimpiadas y sus mitos’ Nov 13, 2019 · 3 min read · 2.0K

ALGUNOS EPISODIOS SORPRENDENTES PERO DE ESCASA TRASCENDENCIA DE LA II GUERRA MUNDIAL

ALGUNOS EPISODIOS SORPRENDENTES PERO DE ESCASA TRASCENDENCIA DE LA II GUERRA MUNDIALLos soviéticos adiestraron decenas de miles de perros-bomba para lanzarlos contra los panzer, tuvieron escasos resultados y murieron reventados casi todos

Además de los hechos militares y políticos de los que tantísimo se habla y se escribe, la II Guerra Mundial (de cuyo inicio se cumplen 80 años) ha sido fuente de innumerables sucesos que tuvieron mucha menor importancia histórica, mucha menos influencia en el transcurso del conflicto; sin embargo, esos episodios que no produjeron efectos destacables, muestran la forma de ser y de pensar de algunos de los que protagonizaron aquella contienda

Duró seis años, pero de la II Guerra Mundial han surgido miles de libros y decenas de miles de relatos y testimonios que, lejos de los grandes y trascendentes momentos, desvelan cuestiones y asuntos más cercanos, más cotidianos. Estos pequeños lances a veces mueven a la sonrisa, pero otras señalan hasta dónde se puede llegar cuando todo es sacrificable a la causa.

Un caso que evidencia cómo se agudiza el ingenio ante la necesidad lo protagonizó un noruego que estuvo preso en un campo de concentración cerca de Breslau (Wroclaw, Polonia). Se llamaba Artur Bergfior y era protésico dental. Aprovechando los cachivaches que los condenados metían en el campo al llegar, así como todo lo que pudiera distraer, este hombre tuvo la idea de construir un receptor de radio dentro de la dentadura postiza de un camarada de desdicha. Sin perder el ánimo, el tío fue acumulando piezas o elementos con los que construírselas él mismo, hasta que consiguió que el receptor quedara terminado y perfectamente camuflado en el postizo dental del colega. Tarde o temprano consiguió la pila y algo parecido a auriculares, de manera que cuando se sentían seguros, el compañero de la prótesis se sacaba los piños, le acoplaban la batería y los cascos y se ponían a escuchar la radio. No sintonizaban muchas emisoras, pero Bergfior declaró que escuchaban perfectamente la BBC para Europa. El artilugio está expuesto en un museo dedicado a la resistencia antinazi de Noruega. Hoy se podría hacer tal cosa muy fácilmente, pero entonces y en aquella circunstancia se antoja dificilísimo, ingenioso y meritorio.

Los animales también participaron activamente en la guerra, y siempre salieron muy mal parados. Algunos fueron entrenados para salvar vidas y otros para matar. Sobre todo caballos, perros y gatos tuvieron su papel en los escenarios bélicos. Y entre lo más canallesco que se hizo fue la creación de una especie de división canina-suicida que se montó en la Unión Soviética. A algún cerebro de mosquito se le ocurrió el disparate de adiestrar perros para que llevaran bombas antitanque. En principio se pensó en que las llevaran en la boca y las dejaran caer bajo los blindados enemigos (el entrenamiento consistía en dejarles la comida bajo tanques), pero muchas veces regresaban con su entrenador sin haber soltado la carga, así que ‘pensaron’ que era mejor colocar la bomba en el lomo del perro y una varilla vertical que detonara con poco más que tocarla; el chuquel se deslizaría debajo del ‘panzer’, la varilla tocaría el metal y… perro hecho picadillo y tanque inutilizado. Se entrenaron a miles de canes, pero los resultados fueron escasísimos para los soviéticos y letales para los animales. Sorprende que no tuvieran en cuenta que el perro estaba entrenado para meterse debajo del vehículo parado, no en movimiento, con lo que, ya en batalla, muchos volvían sin haber pasado por los bajos del ‘panzer’ y, llegados a donde estaba su entrenador, saltaban sobre él detonando el explosivo; los tiros de ametralladora, las bombas, los infinitos ruidos del combate distraían al pastor alemán (raza preferida para el proyecto), quien aterrado volvía con su adiestrador y…; los carros de entrenamiento llevaban motores diesel, pero los de los nazis iban a gasolina, así que el pobre perrito no sólo no se colocaba bajo los blindados enemigos, sino que podía ir directo a los T-34 soviéticos; además, en poco tiempo los tanquistas nazis comprendieron la estrategia, de manera que nada más que veían perro tiraban a ráfaga sin más En fin, se estima que apenas 30 ‘panzer’ fueron destruidos por los perros-bomba, aunque nunca se ha desvelado cuántos carros y soldados soviéticos fueron presa de los pobres perros. Sí se sabe que la ocurrencia acabó con alrededor de treinta mil animales; y cuando los adiestradores protestaron por la matanza, los comisarios políticos se encargaron de ellos…

Algún iluminado tuvo también la ocurrencia de instalar una especie de centro de espionaje en un burdel, el ya famoso Salón Kitty. Esta madame Kitty regentaba un famoso y concurrido prostíbulo en Berlín; a comienzos de los años cuarenta algún jerarca nazi (Heydrich) ‘pensó’ que podrían llenar todo el local de micrófonos y así saber qué militar o civil tenía opiniones contrarias al régimen, si sabía algo que no debía o si no era los suficientemente incondicional (la madame, claro, aceptó sin rechistar). Pero para ello no valían las chicas que ‘trabajaban’ allí, sino que escogieron, reclutaron y entrenaron a mujeres para que se convirtieran en máquinas de sonsacar información; y una vez dispuestas las colocaron en el salón. La idea era saber lo que pensaban otros nazis y así tener algo contra ellos por si alguna vez se necesitaba, pero por allí también pasaban diplomáticos de otros países, como el Ministro de Asuntos Exteriores de Franco, Serrano Súñer, a quien grabaron lanzando improperios contra unos y otros. El caso es que un espía inglés, Roger Wilson, que se hacía pasar por diplomático rumano, se convirtió en asiduo; al parecer, este tipo tenía mucha experiencia en este tipo de establecimientos, de modo que muy pronto se dio cuenta de que allí había algo anormal, ya que le pareció que las chicas eran demasiado inteligentes e informadas para ejercer este oficio, hacían preguntas, hablaban dos o tres idiomas, demostraban gran educación…, algo no le cuadraba. Los demás clientes iban a lo que iban, se divertían sin pensar en nada, cantaban todo lo que las señoritas les preguntaban y nunca sospecharon, pero a este Wilson, que debía conocer burdeles y meretrices de toda Europa, no se la pegaron: descubrió el pastel y decidió aprovecharlo, así que pinchó los micros para que la inteligencia británica se enterara de lo mismo que la alemana, aunque no sacaron gran cosa, ya que casi nunca iban cargos importantes. Wilson fue descubierto y lo mandaron a un campo de concentración. El salón Kitty volvió a ser un burdel normal en 1943, cuando los nazis devolvieron la ‘gestión’ a su dueña llevándose los micros. Y es que, según afirmaba el despiadado Reinhard Heydrich, “es más fácil interrogar a un hombre si está en posición horizontal”.

Ingenio, atrocidad y picaresca son elementos que nunca faltan en las guerras.

CARLOS DEL RIEGO

https://carlosdelriego.blogspot.com/2019/11/algunos-episodios-sorprendentes-pero-de.html