La forma de ver la vida


Hoy  he aprendido algo importante: aunque tenga la razón, bajar la cabeza y pedir perdón.

Y la verdad que cuesta y se hace difícil, pero una vez que cumples y lo haces, mientras la otra persona se marcha cargada de su ignorancia feliz, tu aumentas un escalón en tu vida.

Probablemente ahora vengo entendiendo aquello de JesuCristo, lo de la otra mejilla.

Antes pensaba, que era un tonto sí mostraba la otra mejilla, pero hoy me dí cuenta de lo importante que es.

A una persona que se las hecha de iglesia y catequista, al ver que intenté explicarle el porqué de mi actitud y ella siguió de borrica, a demás de decirme que para ella había bajado puntos, le pregunté si ella era del tipo de personas que va a darse los golpes y a decirle a los chicos lo bien que se han de portar.

Yo también soy catequista, pero pienso que lo importante son nuestros valores y el ser capaces de bajar nuestra cabeza cuando nos equivocamos.

Es por todo ello que al ver lo borrica que era y se portó, preferí poner la otra mejilla y dejar que se fuese con su ciega ignorancia, pues aunque me hizo pasarlo muy mal, me quedé muy tranquilo y feliz porque no actúe como ella.

Te invito a que cuándo des con una persona así, aunque tengas  la razón, lo pienses y hagas lo que en ese momento te dicte tu corazón, conseguirás de ese modo subir un escalón en tu vida y darle a la otra persona una enseñanza.