Carlos Pérez-Grueso Gómez in Nutrición y dietas, Médicos y Profesiones Sanitarias, Moda y belleza Director Relaciones con los Equipos NutriCare • Programas Nutricare, S.A. Apr 14, 2018 · 2 min read · 6.5K

¿Para qué comemos?...¿Sabes lo que comes?


¿Para qué comemos?...¿Sabes lo que comes?

Nuestro cuerpo necesita recibir periódicamente comida que nos proporcione energía y repare elementos biológicos deteriorados. El alimento está compuesto de sustancias o nutrientes con valor energético (Proteínas, Hidratos de Carbono y Grasas) y nutrientes no energéticos, pero indispensables para las funciones biológicas del organismo (Vitaminas y Minerales).


¿QUÉ SON LAS PROTEÍNAS Y CUÁLES DEBEMOS COMER?

Son unos compuestos presentes en muchos alimentos que forman parte de todas las células de nuestro cuerpo y dirigen muchas funciones, por eso, son imprescindibles.
Hay de dos tipos, proteína animal (caseína de la leche, albúmina del huevo, de la carne, del pescado, etc) y vegetal (complementaria, salvo la de soja, que tiene un valor biológico similar, pero más fácil de digerir). Hay que tomar diariamente proteína de los dos tipos .


¿QUÉ INCONVENIENTES TIENE EL EXCESO DE PROTEÍNA EN LA DIETA?

Las proteínas son como "rosarios" formadas por bolitas de diferentes colores y tamaños que se llaman aminoácidos. Éstos están formados por una parte de hidrato de carbono (azúcares) y otra por nitrógeno (N). Al ser metabolizados en el hígado se desprende la parte de N de la hidrocarbonada. El N da lugar a la producción de amoniaco y éste es tóxico para el organismo, debiendo ser neutralizada lo antes posible en el hígado, transformándolo en urea que, a su vez, se envía al riñón para que la elimine. Conclusión: si se ingieren demasiadas proteínas, se sobrecarga de trabajo al hígado y al riñón, lo que puede traducirse en fallos futuros para ambas vísceras. A título orientativo. La cantidad de proteínas necesaria para un día en un adulto, equivale a un filete de 300 gramos. Demasiadas proteínas generan también acidez sanguínea, lo que no todo el mundo tolera siendo susceptibles de provocar dolor de cabeza, etc., y que, en algunos casos como en la diabetes, puede entrañar serios peligros.


¿QUÉ SON LOS LÍPIDOS Y CUÁLES DEBEMOS COMER?

Es otro nutriente imprescindible para nuestro cuerpo. Pueden ser lípidos o grasas de origen animal (sólido a temperatura ambiente) o de origen vegetal (líquido a temperatura ambiente como los aceites). Hay que tomar, sobre todo, lípidos vegetales (Aceite de Oliva, Girasol, Soja, Frutos Secos) y del pescado azul (por ejemplo, el 40% del cerebro es grasa, sobre todo de este tipo).


¿QUÉ SON LOS HIDRATOS DE CARBONO?

Es la gasolina de nuestro cuerpo, el elemento que mayor cantidad de energía nos debe aportar. Se encuentran, sobre todo, en los alimentos de origen vegetal, de la tierra (cereales, frutas, legumbres, verduras, hortalizas, etc), y casi nada o nada en los de origen animal (lactosa de la leche y derivados).


¿QUÉ SON LAS VITAMINAS Y MINERALES?

Son nutrientes presentes en los alimentos y que nuestro cuerpo necesita en pequeñas cantidades, pero son imprescindibles. Muchas vitaminas y minerales los encontramos en alimentos de la tierra, y otros en alimentos de origen animal. Por eso la alimentación debe ser variada.


¿TODO EL CALCIO DE LOS ALIMENTOS ES IGUAL?

¡NO!. El calcio que contienen los alimentos suele estar ligado a estructuras biológicas, tanto de origen vegetal (inorgánico), como animal (orgánico). Durante la digestión, se libera de dichas estructuras y es absorbido por el intestino. Pueden producirse variaciones en dicha absorción, dependiendo del resto de alimentos que constituyen la ingesta alimentaria. El calcio orgánico (leche) se asimila más eficazmente que el inorgánico (vegetal).


¿QUÉ SON LOS  MACRONUTRIENTES  Y  MICRONUTRIENTES?

Macronutrientes son elementos nutritivos que el organismo necesita en cantidades elevadas, de varios gramos (por eso lo de "macro") y que aportan calorías (energía). Son las proteínas, grasas e hidratos de carbono. 

Los Micronutrientes son sustancias necesarias en cantidades pequeñas (micro) y no tienen valor calórico (no aportan energía) como los minerales (calcio, magnesio, sodio, potasio, etc) y vitaminas (B1, C, E, B12, etc). Eso sí, todos estos elementos son imprescindibles para el funcionamiento de nuestro cuerpo, ya sean "macro" o micronutrientes.


¿QUÉ ES LA FIBRA?

Es un componente de los alimentos vegetales que se considera fundamental para el aparato digestivo y que no es atacado por la digestión. Hay dos tipos de fibra, la soluble, que alimenta las bacterias del intestino grueso y se encuentra en el interior de las frutas, de las legumbres, de hortalizas, en mermeladas, gelatinas, etc, y la insoluble, que no se absorbe y está presente en la piel de la fruta, la piel de las legumbres, interior de hortalizas, etc, y que colabora a "limpiar" el intestino, aumentar el volumen de residuos y prevenir y/o tratar el estreñimiento. El consumo habitual debe ser de 5 gramos al día de soluble y entre 18-22 gramos de insoluble.


¿QUÉ ES UN PREBIÓTICO?

Es un tipo de fibra soluble. Ésta sirve, entre otras cosas, para alimentar el kilo y medio de bacterias que tenemos en el intestino grueso; bacterias que nos defienden de otras que penetran con el alimento y otras formas (nos defienden generando un medio muy ácido), que se reproducen intensamente, aumentan los residuos y evitan el estreñimiento. Además, elaboran ácidos grasos de cadena corta que estimulan las defensas, facilitando la protección de los "colonocitos". La fibra soluble, en suma, por ayudar y ser el "abono" de las bacterias del intestino grueso, de esa "biótica" intestinal, también se le llama prebiótico.