Carlos Romero Garcia en Comunicación y Periodismo, beBee en Español, Escritores Administrativo 18/11/2016 · 1 min de lectura · +400

Primera Impresión

En la sociedad de hoy en día (a mi juicio personal), es una sociedad "rápida", "frenética" e "impaciente", aunque se puede leer con doble sentido, yo mismo creo, que los dos lados de cada palabra existen tal cual... La primera impresión tiene un cóctel, que expresa las característica que he citado anteriormente, con otra mismas de apreciación y situación, más bien el momento también dice mucho. Cuando conoces a una persona por primera vez, se alza el momento de la paciencia, observación y escucha, por lo tanto es un primer toque donde puede saltar muchas más cosas, como un primer "feeling", tanto por un lado de la moneda como del otro.

1- En esta sociedad rápida, podemos ver que el análisis hacia otros, en ese primer momento que los conoces, puede ser como la propia "lotería", no gastar tiempo de más, en alguien que ya sabes como es, por la simple razón de tu modo de analizar, al no llevar demasiado tiempo, o un  propio descarte, por cierto dichos parámetros en los que tu mismo puede hasta no entenderlo. Sin embargo en la "lotería" puede fallar,  tenemos a alguien que ha hecho un juicio de valor con errores de apreciación o simplemente con poco interés en esa persona. Por lo tanto el tiempo en este caso debe ser más adecuado y sin prisas o prepotencia de lo bueno que "eres" captando personas.

2- Cuando se basa en lo frenético y en la impaciencia, sale a relucir el doble rasero o la propia hipocresía del momento. En eso caso por tirarte al charco o dar juicios de valor, te pueden poner a ti como el malo de la situación, en esos casos puede salirte bien librado o simplemente pecar en el poco interés del momento.

3- El análisis más superficial puede ser el mismo en que te guías por tus propios ojos, anulando cualquier otro sentido, eso implica muchas cosas negativas, y entramos en la valoración de la "primera impresión" como juzgado de dar una oportunidad o no, por el primer contacto. Lo triste es que todos, alguno más y otros menos, han entrado en este juego, sabiendo que no todo lo que quieren, es darse a conocer de si mismo, por lo tanto lo dan el primer día que te conocen, aunque tu mismo cae en el error de poner una "etiqueta" tan rápido como tan injusta que puede ser determinante.

Por último, uno de mis grandes amigos, lo fue por que el y yo nos dimos una oportunidad de conocernos mejor y no dejarlo todo hecho en la primera impresión. Y por eso mismo como valió la pena, no valoro más a una persona solamente con verla una vez.

Primera Impresión




"Tu razonamiento y juicio se hace a favor o en contra, según como mimes el tiempo"



Un saludo