Carlos Boorja en Emprendedores y Empresarios, Negócios e Empresas, Educación y Formación Conferenciante • Plooq.me 11/10/2017 · 1 min de lectura · +400

El todas mías

El todas mías

Todos sin excepción tenemos a un amigo que lo podemos considerar el conquistador del grupo. Es aquel que no puede dejar de acercársele a una mujer aún cuando, la acaba de conocer. Dama que se le presenta sin duda intentará liar con ella. Para ponerlo en contexto y que puedas saber mejor a quien me refiero, es como el personaje “Barney” de la serie “How I Met Your Mother”.


Cuando lo vemos desde otra perspectiva puede parecer que tiene mucha suerte con las mujeres y es a eso que atribuimos su éxito.


Lo cierto es que el origen de su índice de efectividad casi infalible, se debe a la cantidad de práctica que tiene, todo el tiempo está pensando “¿qué haré para fallar conquistar más?. Así como él, es que debes ser al momento de vender.


Sucede que cuando estamos en la etapa de la prospección nos volvemos sumamente selectivos, ponemos muchísimas condiciones que debe de cumplir un cliente para poder convertirse en nuestro comprador.


A este fenómeno le denomino “Modo a prueba de fallas”, significa que necesitamos encontrar a la persona indicada, donde casi nos asegure el Sí en la primera llamada o cita, para que valga la pena acercarnos a ofrecerle nuestro producto o servicio.


Esto pasa debido a que cada vez que contactamos a un nuevo cliente también abres la inminente probabilidad de que este pueda decirte, NO, es a esto a lo que realmente le tenemos aversión y por ello lo evitamos a toda costa.


El Todas mías no piensa en eso. La idea que lo motiva es:

“Entre más NO reciba, más cercano estará el SÍ”


LO QUE DEBES HACER PARA CONVERTIRTE EN SEDUCTOR DE CLIENTES ES:

ABORDA INMEDIATAMENTE.


No tardes en realizar un acercamiento con un posible cliente. En el momento en el que aparenta ser un buen prospecto, acércate e intenta conseguir una cita para exponerle tu producto, lo peor que pudiera pasar es que obtengas un contacto nuevo, des a conocer tu marca y generes la oportunidad de obtener referidos, recuerda a mayor práctica mayor efectividad.


Esto es una realidad, en cuanto cumpla con tus parámetros esenciales para poder tener posibilidades de comprarte no dudes ni un segundo en contactarlo, esto provocará que disemines la sensación de miedo al rechazo.


El Beneficio directo es muy sencillo, “A mayor cantidad de acercamientos, más alto será tu índice de cierres” simple probabilidad y estadística.


ABORDA MÁS Y VENDERÁS MÁS.


By https://plooq.me/2017/06/06/el-todas-mias/



Llamativo pero quizá poco apropiado, y mira que lo siento porque sin ventas no somos nadie, ni ninguna empresa ni ningún/a profesional.
Pero las/os potenciales clientes se ponen en actitud defensiva ante una estrategia agresiva, no veo al supuesto ligón con éxito como un ejemplo a seguir.
Empatía, como dicen @María Eugenia de la Cruz Palacios (@NubeDidactica) y @Marta 🐝 García Quijada ☺️

+4 +4

#1 Bravo @María Eugenia de la Cruz Palacios (@NubeDidactica)...el ejemplo no ha sido muy acertado,un poco Out...comparto con Eugenia que hoy en día hay otras técnicas de ventas eficaces sin llegar al " acoso y derribo"

+4 +4

Un ejemplo muy científico el tuyo el de comparar el éxito del ligón machista que no respeta a las mujeres, con la técnica comercial perfecta. Carente de ética total. Ese ligón que tanto éxito tiene está lleno de complejos y de inseguridades. Por eso necesita aprobación constante. Porque no tiene nada mejor que ofrecer y para sentirse válido necesita inflar su ego. Para conocer a un cliente, mejor un mapa de empatía. O ¿qué tal el Lean Starup?

+4 +4