Mercedes Fernandez en Salud, Cuidados Mayores, Geriátricos 25/5/2018 · 1 min de lectura · +200

Rehabilitación en artritis reumatoide

La rehabilitación y el tratamiento de la artritis reumatoide varía según de la etapa de la enfermedad, comúnmente se enfoca en reducir la inflamación y minimizar sus propios efectos secundarios. La presencia de otros trastornos en particular hepáticos o renales, también afecta el tipo de tratamiento. En algunos casos es necesaria la cirugía.

Es importante que el tratamiento sea llevado adelante por un equipo médico especializado, en cualquiera de los centros de dia para mayores en Madrid encontrará apoyo médico y distintas actividades que tienen como objetivo no solo la rehabilitación, sino también el poder llevar una vida más independiente y saludable.

En esta nota compartimos con ustedes algunos consejos sobre alimentación y actividad física.

Rehabilitación en artritis reumatoide

¿Cual es la ingesta de nutrientes necesarios?

Las personas con artritis reumatoide pueden tener una dieta deficiente debido a la pérdida del apetito. Además algunos medicamentos para la artritis reumatoide, como los antiinflamatorios, aumentan las necesidades de ciertos nutrientes y disminuyen su absorción.

Como en el caso de la osteoartritis, se recomienda bajar de peso si tiene kilos de más a fin de reducir la carga en las articulaciones inflamadas. Por lo tanto, la dieta debe ser variada, debe proveer los nutrientes esenciales y al mismo tiempo controlar el peso.

  • Una ingesta suficiente de vitamina E es importante para la salud de sus articulaciones, alimentos ricos en vitamina E por ejemplo aceites, pescados, frutos secos y semillas.

  • Consumir alimentos que proporcionan vitamina B, vitamina D, calcio, hierro y ácidos grasos omega-3. Por ejemplo las sardinas constituyen un alimento rico en calcio, hierro, vitamina B y ácidos grasos omega-3. La ingesta de pescados oleosos como el atún, salmón y caballa, al menos dos veces por semana debe ser parte de su dieta si sufre artritis reumatoide. Los ácidos grasos omega-3 pueden reducir la inflamación y ayudar a aliviar los síntomas, disminuyendo el número de moléculas mensajeras inflamatorias que produce el sistema inmunitario del cuerpo.

  • Incluir cantidades adecuadas de antioxidantes en su dieta.

Cómo afecta la densidad ósea:

La artritis reumatoide ocasiona pérdida ósea, la cual puede provocar osteoporosis. La pérdida ósea es más probable con un creciente nivel de discapacidad, resultado de la artritis reumatoide y del decreciente nivel de actividad. El uso de esteroides acelera la pérdida ósea, en particular en las mujeres después de la menopausia.

La pérdida ósea se puede contrarrestar consumiendo cantidades adecuadas de calcio, un promedio de 600 a 800 mg por día y vitamina D por día, ya sea mediante la dieta o suplementos.

Ejercicio y movilidad: El dolor y la rigidez hacen llevan a un menor movimiento y no uso de las articulaciones. Esa falta de actividad puede provocar pérdida de fuerza muscular y de movimiento en las articulaciones, lo cual disminuye la estabilidad de estas y aumenta la fatiga.

El ejercicio ayuda a prevenir y revertir estos efectos, debe estar acompañado de un profesional en fisioterapia, quien debe será el responsable de diseñar un programa de ejercicios según acorde a su situación.