Y...¿Qué importa?


No lo hagas, no te estreses, no te amargues la existencia porque nada de lo que hagas estará bien para muchas personas. Pero, ¿qué importa? Dejar de preocuparnos por lo que no vale la pena es ganar en salud mental, y es, ante todo, poner fin a esos pensamientos rumiantes que nos roban la energía y la tranquilidad.


Y...¿Qué importa?


Hemos de admitirlo, esa entrega constante hacia los demás es casi un acto reflejo en muchos de nosotros. Es como un tendón psíquico que durante mucho tiempo ha cumplido una función muy concreta en el ser humano: lograr ser aceptados por el grupo.

Porque quien piensa diferente o quien actúa mediante un egoísmo sano a veces queda aislado del gran rebaño de ovejas blancas. Y eso, para muchas personas puede ser traumático.

Adaptación y autoestima

Por irónico que parezca, pensar en si lo que hacemos estará bien, cronificar esa entrega constante hacia los demás lo que consigue en realidad es cercenar nuestra autoestima y ahogar nuestras ilusiones. Porque igual que hay complacientes absolutos, también abundan los depredadores sin escrúpulos.

Especímenes ‌preparados casi instintivamente, para sacar provecho de esas personas para las cuales, la palabra “NO” no existe o está prohibida en su conciencia. Por ello, lo creamos o no, la necesidad de ajustarnos casi a cada instante a expectativas ajenas es también una forma de autoagresión.

Poco a poco entramos en una compleja dinámica donde descubrir que estamos siendo manipulados, que decir “sí” es ya un acto reflejo imposible de controlar. La frustración, deriva en ira, la ira en desconsuelo y el desconsuelo en una depresión nerviosa.

Nada es tan desolador como alzarnos como nuestro propio enemigo solo por no atrevernos a practicar el egoísmo sano, por pensar siempre si lo que hacemos estará bien o no a los ojos de los demás.



Hagas lo que hagas no estará bien a ojos de muchos

Caer en la obsesión por cumplir cada cosa que esperan nuestras parejas, familia o jefes nos roba fuerza mental. Adelgazamos en recursos emocionales y psicológicos, e incluso desarrollamos un tipo de anemia existencial donde el tejido de nuestra autoestima queda seriamente afectado.

Lo más complejo de todo ello es que este sacrificio vital no siempre se ve recompensado. No todo el mundo entiende de reciprocidad ni aprecia nuestros esfuerzos, pero aún así, seguimos invirtiendo en ellos. Asimismo, esta dedicación mental no conoce los festivos ni los descansos al final de la jornada.

‌La sobrecarga psíquica en la que deriva la persona complaciente se intensifica con pensamientos obsesivos y con un refrito de diálogos internos dominados por el “si no hago esto es posible que…”he de hacerlo muy bien porque si no está perfecto puede qué…”

Hay que tener claro un aspecto esencial: este estrés continuado, basado en que cada vez asumimos más exigencias de las que podemos manejar, deriva muchas veces en el ciclo de la depresión. 

Este sufrimiento vital no se debe solo a esas personas que nos demandan, que nos exigen perfección y favores envenenados. Somos nosotros quienes con nuestras creencias irracionales intensificamos un sufrimiento que podría evitarse.

Una de esas creencias irracionales es pensar que la aprobación ajena nos valida como personas. Es posible que de niños nos lo hicieran creer así. No obstante, crecer, madurar y evolucionar es acercarse un poco más a uno mismo para descubrir que la única persona a la cual no debemos defraudar nunca somos nosotros.

Así pues, cuanto antes entendamos que en ocasiones, hagas lo que hagas no estará bien para muchos, mejor. Lograremos ir a la cama con una conciencia tranquila, sin peso alguno, sin ansiedades. Es un modo sensacional de invertir en calidad de vida.


Aquello que hagas, que te haga feliz

No importa que no tengas gracia para contar anécdotas. Ni que te negaras a cursar esa carrera que soñaban tus padres. Tampoco importa que tus amigos se cuenten con los dedos de una mano o que rías de forma escandalosa. Nada importa mientras seas TÚ en toda su esencia, TÚ en cada palabra dicha, TÚ en cada acto llevado a cabo.

“Tú mereces lo mejor de lo mejor, tú eres una de esas pocas personas que en este mísero mundo, siguen siendo honestas consigo mismas y eso es lo que realmente importa”.
-Frida Khalo-

Cuando uno tiene la valentía de dejar a un lado la complacencia, emerge ese ser auténtico, pleno y maravilloso que todos llevamos dentro. Y a quien no le agrade que se de la vuelta. A quien no le guste que tome el camino opuesto.

Porque mientras haya respeto habrá convivencia. No obstante, tal y como hemos señalado antes, el primer paso está en respetarnos a nosotros mismos. 

Cómo dejar de ser una persona complaciente

‌Una persona complaciente es uno de los seres más amables que existen. Los demás lo saben, y a menudo le sacan partido. 

El primer paso para dejar de alimentar dicha abnegación hacia los demás es reencontrarnos. Hay personas que llevan tanto tiempo ayudando, cuidando y complaciendo que han olvidado por completo cuáles eran sus pasiones, sus ilusiones. Aquello que les identificaba.

El segundo paso, una vez hayamos tomado conciencia de nuestros intereses y deseos, es empezar a practicar el egoísmo sano. Para ello, recuerda la siguiente regla: atrévete a decir “SÍ” sin miedo y “NO” sin culpa.

Al principio nos va a costar. Los actos reflejos no desaparecen así como así. No obstante, ten en cuenta este sencillo consejo: deja que discurran unos cuantos minutos entre la petición del demandante y tu respuesta, y procura que esta te haga feliz.

Ese será el momento en el que habrás dejado de ser un complaciente.



CityVP 🐝 Manjit 5 d ago · #21

#20 Enjoy the vacation and look forward to your comments in a couple of weeks time.

+1 +1
Clau Valerio 6 d ago · #20

#19 Really?? I'm surprised, we really have a lot in common, you know? The same thing happened to me with the exams, I never studied! As you mentioned, I preferred to trust what I learned every day. I will review the links carefully, and will comment on them.
Tomorrow I will be on vacation, 15 days ... I will have time available to write a little more. I send you many kisses Víctor @CityVP 🐝 Manjit.

0
CityVP 🐝 Manjit 6 d ago · #19

#18 Let me know if the tips in this video https://www.youtube.com/watch?v=b09a6qzl1_Y and https://www.youtube.com/watch?v=NLY698228fE provide you food for thought, perhaps even a beBee buzz with you articulating both your current state as mentioned in your comment and the future state if the tips in these two video's have provided any relevant food for thought. I have for years had difficulty in learning any type of new language, whether it is a human language or even a computer programming language, but in my case I spread myself so wide in my interests, that I simply do not have the patience to remain with one specialist area and deep dive in that specialty.

Then again, it has taken half a decade to develop some basic desire to read long-form content like books. This year I have begun reading non-fiction books more fully and have actually read a couple of books already - which is a couple more than for several years. I am on the cusp of finding a passion for reading, so that is a good step forward for me. I was never an accomplished student when I was younger, i simply relied on my natural intelligence and ability to navigate exams and do the minimum necessary to pass them as my default mode.

For the past 20 years I have utilized the online space to absorb lots of information that I never did using analog education processes. When i first started to go online there was terrific anxiety in even uttering a single opinion online and I used to fear people responding. Over the years I have been immersed in observing my communications and thinking online, I have come a long way from the 38 year old that entered a Fast Company discussion board, in total trepidation, because that is how new that experience was for me. Now I look back and wonder how and why I could get that fearful about what is natural and a useful practice.

+1 +1
Clau Valerio 7 d ago · #18

#17 Thank you very much for such motivating comments, they are very precious for me Víctor, just a year ago I joined bebee, and at the beginning I did not dare to make comments (It still costs me) in articles in the English language, I feared to express myself incorrectly , thanks to dr @Ali 🐝 Anani, Brand Ambassador @beBee, I dared to break that barrier ... I thank you very much for giving me the opportunity to interact with you @CityVP 🐝 Manjit.

+1 +1
CityVP 🐝 Manjit 7 d ago · #17

#12 The Spanish translation show such a depth of recognizing both the human condition and the human spirit. Even if you do not speak English equal to your ability to write in English, you speak a far more important language, which is the road often less traveled and this is the language of humanity. It is great to read and see because no whatever the original language it was written in, your humanity and comprehension of existence radiates through your words.

+1 +1
Asun Sánchez de Pedro 9/4/2019 · #16

Buenos días por experiencia la mejor forma de ayudar a los demás es conocerse a uno mismo cuándo tienes plantadas bien las raíces compartes pues sí en esta condición lo considero una forma egoísta le dará algo siempre a cambio de algo aunque no sea perfectible en su superficie cambiamos compañerismo por soledad bajo este prisma toda ayuda es condicionada por algo a cambio de algo y cuando te desprendes de todas estas vestiduras necesarias para el crecimiento y transformación de uno mismo percibes por primera vez la verdadera soledad el verdadero amor el verdadero compartir pues a veces nos flagelamos con la auto bondad por la falta de valentía de saber y de reconocer quién somos buen artículo y muchas gracias adelante valientes que somos

+1 +1
Clau Valerio 9/4/2019 · #15

#9 Gracias a ti @José de Jesús Otero, por regalarme unos minutos para leer lo que escribo. SALUDOS!!

0
Clau Valerio 9/4/2019 · #14

#7 Muchas gracias Oscar, saludos!!

0