Cristian Eduardo Leon Ramirez in Emprendedores y Empresarios, Abogados y Letrados, Negocios y Empresa Consultor en Derecho Mercantil y societario • LaW Juridica S.A.S. Jul 14, 2020 · 2 min read · +800

Deconstruyendo nuestra realidad

¿Estamos transitando un cambio de era? 

Durante cientos de años la economía global se alimentó por mano de obra barata proveniente de familias pobres, algunas de ellas en la miseria absoluta.  

Poco o nada importaba de donde provenía la mano de obra, siempre que ello contribuyera a bajar los costes de producción y maximizar las utilidades de los socios de la compañía. 

Esta mano de obra barata naturalmente ha sido alimentada por cadenas de marginalidad promovidas por gobiernos locales y regionales. 

La tasa de natalidad y mortalidad en los círculos de miseria han sido ignorados históricamente. Por tanto, a mayor miseria, mayor tasa de natalidad y, aunque parezca contradictorio, mayor mortalidad. 

Deconstruyendo nuestra realidad

Esta situación de cierta forma genera grandes beneficios a las compañías que demandan mano de obra barata. 


¿Y que dicen quienes viven en la miseria?

Por su parte las familias que viven en la marginalidad ven en la procreación desmesurada de hijos, un par de manos, herramienta que contribuirá grupalmente a la obtención de alimentos. Y como ya hemos mencionado anteriormente, la existencia de mortalidad alta en estas familias les impulsa a tener un backup en cada herramienta (hijo).

Ahora bien, lo anterior no puede invitarnos a generalizar ni banalizar la miseria humana, varias son las familias que han logrado salir de este círculo maligno impuesto, que, como hormigas, no son conscientes del otro mundo que los rodea y esta más allá.

Esta realidad descrita, con la actual pandemia (SARS-CoV-2), sufrirá un revés que no tendrá marcha atrás, ni un regreso a esa ya acostumbrada realidad en muchos países, mayoritariamente subdesarrollados o envía de desarrollo.  


De lo manual a lo artificial - Menos rutina más innovación.

Como vimos, la miseria y la procreación descontrolada de la población fue utilizada en provecho de gobiernos y corporaciones como mano de obra barata.  Mano de obra que a partir de esta década será desmontada por la sistematización, la entrada en uso gradual de bots y las maquinas con inteligencia artificial. 

La sociedad solo cambia sus patrones de conducta cuando entra en escena otro patrón que le proporcione mayores y mejores beneficios. 

Este patrón que no es nuevo, pero que, con los confinamientos obligatorios, si lo ha generalizado, desplaza la necesidad de tener mano de obra humana barata que siempre trae consigo efectos secundarios, por la virtualidad y el uso de tecnologías más sofisticadas que representen a las corporaciones mejores dividendos. 

Recordemos que el capital se mueve por los márgenes de utilidad no por el uso de humanidad.  

No me mal interpreten, veo provechoso para el desarrollo general de la sociedad como raza, que baje la demanda en el uso de mano de obra barata, toda vez que tendrá un impacto directo en la alimentación al círculo de miseria ya alarmante. Actualmente transitamos el año cero, aquí inicia el conteo de un nuevo calendario global, que nos llevara indiscutiblemente a un escenario desconocido hasta ahora. 


Las compañías al demandar menos mano de obra barata operativa y más innovación y creatividad en la sociedad, le quitará oxígeno a las cadenas de miseria, exigiendo más trabajadores calificados y menos mano de obra operaria. 


¿Y que pasara con el ideario de las personas sumidas en la miseria? 

Naturalmente cuando los gobiernos comiencen a desestimular la miseria y promuevan, contrario sensu, la innovación sobre lo operativo, esta población vera como escape de su miseria, no la procreación y embarazos, más si su tecnificación y se abstendrán de tener hijos sin planificación.  Lo que paradójicamente nos llevara como sociedad a una nueva crisis poblacional, y es que fuera de obtener una sobrepoblación, tendremos ciudades vacías con la caída más grande natalidad global. 

Pero querido amigo, no celebres antes de tiempo, como quiera que, el hambre y la miseria fuera de desaparecer cambiara solo de creadores. 

La humanidad será entonces siempre una pelota de ping pong que transitara la mesa de un lado al otro, la pregunta seria entonces: ¿ quiénes son los jugadores?

Antes de buscar elaboradas respuestas a esa pregunta, debemos saber actualmente en que parte de la mesa estamos y en qué posición queremos estar. 

Por lo pronto mi estimado, no pares de aprender. Las respuestas a nuestro futuro se encuentran en nuestro pasado. Reinventa tu vida, genera ingresos y haz uso de las nuevas tecnologías. Recuerda, no es Albedrío es determinismo.