Cristina Ballester en beBee en Español Técnico de gestión • Administración Pública 21/11/2016 · 2 min de lectura · +400

Dando vueltas a las palabras

No sé desde dónde me lees tú, abejita. Puede que compartamos zona horaria, quizás incluso veamos amanecer y anochecer desde la misma ciudad, y puede que nos separe un océano y que lo más cerca que estaremos nunca de conocernos es el hecho de que tú lees mis letras y yo las escribo para ti.

La realidad es que puede que estés en la otra punta del mundo y es casi seguro que tu idioma, aunque es el mío, diste en muchas cosas de ser exactamente igual. Hay un millón de palabras, expresiones y giros lingüísticos tan distintos entre mi español y el tuyo que, seguramente, algunas veces, te hayas quedado alucinad@ de que las meta en una frase.

Por eso, para ti que lees esto desde otro país, para ti que lo lees desde España pero cuyas raíces están a miles de km de aquí, y para ti (si tú) que me pediste darle mi toque a este tema, escribo hoy este post.

Si hablamos de cosas simples, incluso dentro de España se ven diferencias. Para mí una chaqueta vaquera siempre será una chamarra, el gorro de una sudadera un choto, y unas zapatillas deportivas playeras. El tenis es para mí sólo un deporte mientras para otros se pone en los pies para ir a correr.

En México cocinan en la estufa y aquí la usamos para calentar las casas en invierno. Sus amigos son carnales y si son listos se autodenominan pistolas. Si salen de boliche y beben de más, se pone cola de perro y si, encima disfrutan, se están rayando. Aquí algo carnal no es un amigo, sino que está relacionado con temas sexuales, los listos son avispados, salimos de fiesta y nos pillamos un pedo y si nos rayamos, no es nada bueno.Dando vueltas a las palabras

En Guatemala, trabajar es echar punta, tener un problema es tener un clavo y no tener suerte, tener leche. Para un guatemalteco su novia es su traída y su amante, casera. En España las caseras son las mujeres que nos alquilan sus casas y si se convierte en tu amante o no, es otro cantar!! La punta la echan los lápices y los clavos sirven para sacar a otro. La leche la da la vaca y a los novios los traemos, pero también los llevamos.

El caso de Guatemala es curioso por la cantidad de acepciones que tienen las palabras derivadas de "huevo". Si un guatemalteco te llama huevudo, alégrate te considera valiente pero si te l