Cómo sobrevivir al drama en su relación


Cómo sobrevivir al drama en su relación

Hola a todos mis amigos de habla hispana!

Recientemente he decidido publicar mi mas reciente libro “Marriage, Merriment and Madness” (“Matrimonio, Alegria y Locura”) en su version en español.

Este articulo esta incluido en mi libro porque en la mayoría de las parejas con las cuales he trabajado como consejero hay bastante drama, pero no siempre hay cierta comprensión en como confrontarlo y manejarlo.

Mi libro les ayudará a confrontar y manejar estas situaciones en su matrimonio o relación de pareja.

Le he pedido a mi gran amiga Lupita Reyes que tradujera este capitulo al español especialmente para ustedes.

Que lo disfruten.

Cómo sobrevivir al drama en su relación.

Nos encanta el drama.

Bueno... tal vez debería clarificar eso.

Nos encanta el drama que vemos en The Game of Thrones, pero no en nuestras vidas personales, ¿cierto?

Mira.

Todo el mundo tiene drama hasta cierto punto en su vida.

Si no, lo más probable es que sea de otro planeta.

En el transcurso de cuarenta años ayudando a individuos y parejas, he aprendido una lección muy básica pero valiosa que las parejas a veces necesitan que se les recuerde:

El drama es siempre pasajero.

Puede que lleve algún tiempo superarlo, pero es por eso que las películas de la televisión no duran 30 minutos solamente.

El problema no está al inicio de la relación, cuando todo es nuevo.

Es el período que viene después de descubrir que a ambos les gustaban los tacos, los maratones de Netflix y The Game of Thrones.

Esa segunda parte sería el episodio llamado:

Fantasmas en el ático, el verdadero enemigo.

Todos en este planeta tienen algunas personalidades sorpresa que relucen en la oscuridad.

O en una tranquila mañana de domingo, en la cocina.

Estás en el baño terminando de maquillarte y preparándote para hacerle el desayuno a tu esposo. Ya sabes, el plan es pasar juntos una tranquila mañana de domingo charlando, besándose, y básicamente descansando.

Tu marido te llama desde la cocina. Llegas sonriendo, pero te das cuenta de que él está sosteniendo un recibo de “Las Galerías Velvet” con una mirada fría.

Conoces esa mirada.

Puedes jurar que él está empezando a maquinar algunas frases analíticas de locura, que es mejor dejar para Hannibal Lecter de El silencio de los inocentes, sobre cómo reducir lo que gastas en tus compras de zapatos.

Te empieza a subir la temperatura porque, a ver... de eso se trata comprar zapatos!

Esto no necesita explicación, ¿Cierto?

Quiero decir, los zapatos son toda una vocación. (Si eres hombre y no lo entiendes, entonces vas a poner una de esas caras de Película de Terror cuando veas el estado de cuenta de tu MasterCard).

De repente te das cuenta de que tu marido se ha salido de su cuerpo. Se ha transformado.

El frío tono de la voz de Hannibal Lecter ha tomado el relevo.



Está colgando el recibo frente a ti como si fuera una parte delicada del cerebro de alguien más.

Y tú, no te puedes controlar.

Comienzas a transformarte en Cersei Lannister, de The Game of Thrones.

Los ojos de tu marido se abren de par en par.

Está absolutamente seguro de que se ha producido una abducción alienígena de su adorable esposa.

Absoluta y totalmente.

De la nada, él siente un nudo en la garganta.

No puede respirar y se da cuenta de que ni siquiera lo estás tocando.

Parece que tu Cersei Lannister no es rival para su Hannibal Lecter.

Tus córneas se tornan en un rojo intenso y tu voz se ha vuelto fría. Cersei ha tomado el control de tu cuerpo por completo.

Miras a tu esposo con una mirada incisiva, cortándolo visualmente por la mitad mientras susurras lo suficientemente fuerte como para que él lo escuche y no lo olvide:

"Si quieres seguir viviendo esta clase de vida, no sacarás a flote el tema de lo que gasté en ‘Las Galerías Velvet’..."

Tu marido cree que se va a ahogar hasta morir.

Estamos hablando de la tiendas “Velvet”.

No de El Planeta de los Simios.

Se está poniendo morado y sus ojos están a punto de salirse de sus órbitas.

Antes de desmayarse, asiente con la cabeza para decir que va a cumplir.

Entonces liberas el hechizo.

Tu esposo te mira mientras sonríes dulcemente.

Con tu alegre y cantarina voz de domingo por la mañana, le preguntas si quiere tocino y huevos para el desayuno.

Drama.

La verdad es que cuando se experimenta un drama, a menudo puede ser repugnante.

Puede ser de mal gusto; crudo, invalidante y una completa locura.

La razón por la que es tan destructivo para el alma es porque proviene de otro ser al que amas y admiras.

Puedes ver a un personaje en la televisión o en una película arrojando estos dardos dramáticos y violentos, y pensar que es sólo una película.

Pero en el momento en el que ocurre en la vida real, es otro tema.

Debido a que cada uno de ustedes conoce los puntos débiles del otro.

Y por más "fuerte" o inmune que te sientas y con la actitud de "puedo soportar esto", aun así, te alejas y pensarás en silencio para ti mismo:

Eso dolió mucho.

Y de manera errónea pensarás, "Lo que dijo… ¿fue en serio?"

O:"Vaya, ¿así es como se sintió todo este tiempo?"

Y posiblemente: “Ahora veo la verdadera cara de la persona con quien me casé".

Esto no es completamente cierto.

No del todo.

Exacto, todos podemos cometer errores en el episodio “Eligiendo mi pareja" de nuestras vidas.

Pero en realidad, los seres son básicamente buenos.

Lo chocante y perturbador es la forma tan instantánea en que tu pareja cambia justo delante de tus ojos.

Cuando estas púas apenas ocultas son lanzadas por el hombre o la mujer que amas, bueno, no importa quién seas tu, estos dardos verbales envenenados son difíciles de sobrellevar.

Si pierdes de vista a la persona de la cual te enamoraste y te crees la dramatización de que lo están atacando como en la película Nacido para matar, estás cometiendo un gran error.

Hay una característica bastante intensa -cargada de histeria- en el drama:

El drama genera más drama.

Es una de las cosas más extrañas del mundo.

En ocasiones el drama va mas allá de las normas de conducta residenciales y municipales.

No es broma.

He recibido llamadas de una o ambas partes quienes afirmaron que había unidades policiacas fuera de sus casas.

Es como encender la mecha de un cartucho de dinamita.

Sólo hay una dirección en la que va la mecha.

Y la conoces.

Cualquiera que haya encendido un petardo sabe lo que ocurrirá.

Es lo mismo con el drama.

En todos mis años de trabajo con individuos y parejas, generalmente me llaman en la mitad o al final del episodio.

Ya sabes, donde el drama está en su apogeo y/o están listos para el divorcio.

¿Pero dónde estaba el drama antes de que llamaran?

Eso no es parte del episodio.

No es la razón por la cual ves TV o películas.

No vas al cine para ver una película normal.

No viste a Daenerys Targaryen secándose el cabello.

No miraste atentamente para ver cómo John Snow se quedaba en ropa interior.

Lo viste para ver si había drama.

Nosotros hacemos lo mismo en nuestras propias vidas.

Sin embargo, lo terrible aquí es que no hay ningún botón de reversa, de pausa o de apagado cuando se desata el infierno en la vida real.

Por lo tanto, cuando todo se transforma verdaderamente en una locura, no hay manera de silenciarla, ponerla en pausa o incluso desconectarla.

Entonces, el drama se desarrolla por sí mismo. Cobra vida.

Desafortunadamente, la mayoría de las personas con las que trabajo olvida rápidamente que el fin de semana pasado salieron juntos y disfrutaron una buena cena, caminaron por el centro comercial mientras tomaban helado, volvieron a casa y tuvieron su buen revolcón en la cama.

En medio del drama parecen haber olvidado que su pareja actual es el mismo hombre o mujer que reía con ellos mientras tomaban una copa de vino o se tomaban una selfie atrevida mientras se quitaban la ropa en su habitación.

Se trata de este asunto tan bizarro, en el que lo bueno de una persona casi se derrumba por completo ante la dramatización.

¿Por qué es esto?

Porque el drama es un parásito.

La dramatización obtiene todo su poder del individuo. De ti.

Si tú o tu pareja tienen personalidades fuertes e independientes, cuando se acercan momentáneamente al "Lado Oscuro" para defender su punto de vista, la "personalidad parásita" se une a la fuerza de su anfitrión.

Ese serás tú.

O tu pareja.

Entonces, en medio de esta acalorada discusión que están teniendo, alguna brujería negra, Papá o Mamá, Hannibal Lecter o Cersei Lannister entran en escena.

Y durante este corto y espeluznante momento ustedes dejan caer la Ira de Khan o el cinismo de Cersei el uno sobre el otro.

Y parece que así continuarán por toda la maldita eternidad.

Y la razón para esto se debe a que el drama es en sí muy extraño, absurdo.

Estás atrapado entre dos mundos.

Te encuentras en el mundo de la conciencia de estar consciente, de que de alguna manera tú estás como observador. Estás viendo cómo se desarrolla el drama mientras tú y/o tu pareja también están dramatizando.

¿Acaso dije extraño?

También eres consciente de que tu pareja sigue siendo la misma persona que amas, y que está allí gritándote; pero sus palabras y sus emociones te recuerdan extrañamente a algún episodio de Chicas Pesadas o El padrino.

O ambos.

Realmente estás consciente de que el mal temperamento que viene de tu pareja no es de él o ella y estás tratando de entender (así como tu pareja de ti):

¿Por qué demonios me está diciendo estas cosas tan dementes?

Por decirlo así: “Es como estar en una pésima película".

Sí. Eso. Es.

Y quieres que se acabe cuanto antes porque cuando lo experimentas, realmente es bastante ofensivo.

Sí, tu marido suena exactamente igual que su propio padre cuando le amonesta y juras en voz baja "no puedo estar en la misma habitación con él cuando está así", así que das la vuelta y te vas toda enfadada.

Y tu marido odia cuando tú haces eso de “irte en medio de una pelea" por lo que él sube los decibeles en la actuación de “su papá" y ¡te grita más fuerte mientras que te alejas caminando!

El drama genera drama.

Entiende algo.

La metáfora del Lado Oscuro significa, en esencia, la ausencia de luz.

Bueno, esa "luz" es la persona.

Por lo tanto, cuando la luz de tu pareja se apaga, y entra en escena Hannibal Lecter o Cersei Lannister y de alguna manera, aunque se parezca, huela, y suene como tu pareja o cónyuge, no lo es.

Y piensas que posiblemente las cosas que él o ella dice tienen sus razones, o que estas dagas realmente están siendo arrojadas a ti por él o ella.

No es cierto.

Esto no les quita ni a ellos ni a ti, "la responsabilidad" de decir estas cosas que a menudo pueden llegar a ser despreciables. No lo hace.

Tienen que tener una ética personal muy alta para poder salir de su propio drama y ver que esto está usurpando su fuerza.

En realidad, la única razón por la cual las parejas van tan cuesta abajo con sus dramatizaciones es:

Ninguno de los dos está dispuesto a asumir la responsabilidad de su propio drama en ese momento.

Estas dramatizaciones son como quemar un fusible de su casa.

Con un fusible fundido en casa, alguien suele ir a la caja de fusibles y acciona el interruptor para que "las luces" vuelvan a encenderse. Cierto.

Desafortunadamente, en medio de cada uno de sus dramas, nadie tiene suficiente poder analítico para ir a la caja de fusibles y apagar esa locura.

Piensan que discutir su caso mientras los dos tienen fusibles fundidos, traerá algún tipo de solución.

No, no es así.

Jamás sucederá.

La respuesta a "No sé qué me pasó" no es un misterio.

Es simplemente una personalidad parasitaria que ha guardado en una caja de zapatos en su ático mental.

No es diferente a las fotos viejas que guardas en tu ático real.

Pero nunca pierdas de vista esto durante el Duelo de Titanes:

Es a ti y tu voluntad a lo que ésta personalidad parasitaria se ha adherido.

Le has dado la contraseña y la tarjeta electrónica para que entrara.

Mientras que esta personalidad parasitaria esté todavía en control, sólo querrá seguir teniendo la razón.

Si tienes suficiente capacidad de análisis para mirar tus propios dramas, verás que mientras estabas en esa dramatización estabas insistiendo en un punto una y otra vez.

A menudo se volvía más ruidoso y el lenguaje se tornaba más grosero.

Pero tu personalidad parasitaria y tú tenían un objetivo:

"Yo tengo razón, tú estás equivocado".

Y saco a "Papá", "Mamá", Darth Vader o Elizabeth Taylor como refuerzos.

Te invito ahora mismo a que mires cualquier momento en que tú y tu pareja "se metieron en el drama" y me digas lo que ves.

A medida que el gran drama se intensificó, tanto tú como tus personalidades parasitarias tenían un objetivo:

Tener la razón.

Adelante, mira.

La razón por la que tu pareja o cónyuge se dejan llevar por la Plaga Negra, es porque odian con rabia que se les haga estar equivocados.

A ningún ser en este planeta le gusta que lo pongan en lo incorrecto.

Así que, te defiendes.

Pero estás luchando como Medusa, la serpiente de dos cabezas.

Si no eres un ser totalmente único, si no estás en posesión exclusiva de quién eres, asumes características ocultas como Commodus que, en la escena final de Gladiador, busca su cuchillo escondido para matar a Maximus en el ring.

Y esto requiere de confrontar, pero confrontar de verdad.

En medio de sus respectivos dramas, a menudo no juegan limpio.

Es la cosa más rara del mundo.

Cuando se trata del drama, somos peores que los Millennials cuando les quitas sus teléfonos celulares.

Y la verdad es que:

TODO. ESTO. ES. DRAMA.

Está siendo actuado y protagonizado por ti y/o por tu pareja, puedas digerir esto o no.

Cualquier parásito está tomando momentáneamente prestada tu fuerza vital para mantenerse asimismo con vida.

La gente suele afirmar: “No era yo mismo".

Nunca se pronunciaron palabras más acertadas.

Y lo que es mortal es que el drama momentáneo puede destruir relaciones en un instante.

Mira, no importa en qué etapa de tu vida te encuentres, quién seas o de dónde provenga tu ADN. No Importa.

Eres un ser espiritual en un cuerpo humano.

Esa es una serie de Reality Show, como no se ha visto antes.

Es la mejor telenovela para un premio Emmy anual.

En lugar de estar tan enfadado, molesto o enojado porque tu pareja y/o tu a veces se ponen furiosos como en una película, da un repaso a la realidad justo en mitad de tu actuación, que podría ser ganadora de un Oscar.

Eres tú quien está haciendo esto.

Tu vida es tu dominio.

Registraste el nombre de tu dominio hace mucho tiempo.

No puedes culpar de tu propio drama a tu esposa o esposo, a tu pareja o a tus padres, al queso fresco o a Lo que el viento se llevó.

Quiero decir, claro que puedes.

Pero el secreto es: ¡Cuando lo haces, tu drama empeora!

Honestamente, la mayoría de los días en tu vida son bastante buenos, ¿cierto?

Cierto.

Pero cuando los fantasmas o las personalidades del pasado llaman a la puerta, sólo hay que darse cuenta de que se trata de un episodio.

Ya sabes, como en NCIS o algo así.

Sólo un episodio.

Y no cometas nunca el error de creer que la persona que te está escupiendo veneno o tratándote con indiferencia es la persona que amas.

No lo es.

Es sólo un poco de drama.

Aguanta un poco.

Manténganse unidos.

Te alegrarás de haberlo hecho.

Porque la serie es genial.

Muchas gracias por tomarse el tiempo de leer el primer capitulo. Estén atentos, próximamente saldrá la publicación de mi popular libro “Matrimonio, Alegria y Locura. Cómo manejar la locura, disfrutar de la alegría y mantener su matrimonio sólido”.


                                                                                                Dave Worthen
                                                                                                        Autor




Dave Worthen Hace 1 d · #13

#10 @Lupita 🐝 Reyes Well, my Google translate of Spanish was not that great! Here is a part that was missing"

¡Estamos trabajando juntos para terminar esto antes de Navidad!

Where is Dezi Arnez when you need him??!! :-)))

+1 +1
Dave Worthen Hace 1 d · #11

#10 Thank you so much, @Lupita 🐝 Reyes!

This next part I had my own words translated into Spanish. I can see there is a "his" when there should be a "her," but alas, this is Google Translate. However my message is this:

A veces en tu vida tienes la suerte de conocer a ciertas personas que se esfuerzan por mostrarte su apoyo al trabajo que haces. Lupita Reyes es una de estas personas raras.

Lupita me presentó a la comunidad beBee. Fueron su corazón y su alma los que creyeron en mi escritura y gracias a su corazón, he ampliado mi trabajo mucho más de lo que podría haberlo hecho yo solo.

Estamos trabajando juntos para tiósta antes dea.

Agradecemos su ayuda.

Gracias,

Dave Worthen
Autor

+1 +1
Lupita 🐝 Reyes Hace 1 d · #10

Actualmente estoy trabajando en los últimos detalles de la traducción de esta fantástica obra que @Dave Worthen ha publicado en cuatro diferentes idiomas.

Mientras más veces repaso los capítulos del libro, mas aprendo y mas me rio! Es increíble!

Ven y quédate a leer este articulo, que es en si mismo el primer Capituló del Libro!! Que lo disfrutes!

Si te interesa colaborar en la ultima parte de la traducción conmigo, mándame un mensaje :D

Bonito dia!

+1 +1
Patricia Castaño Hace 6 d · #9

#5 De nada Dave! Un placer conocerte. Un saludo!

+1 +1
Lupita 🐝 Reyes Hace 6 d · #8

@Maria Merino, que gusto! Para mi ha sido un verdadero placer! :D

+1 +1
Dave Worthen Hace 7 d · #7

#6 Hola @Maria Merino! ¡Muchas gracias! ¡Qué bueno verte aquí!

+1 +1
Maria Merino Hace 7 d · #6

Encantada de volver a leer otro artículo tuyo @Dave Worthen , gracias @Lupita 🐝 Reyes por la mención y por la traducción .

+2 +2