Diego Larrea Bucchi en Oficios y profesiones, Recursos Humanos, Directores de RRHH Senior Associate Human Resources Manager ESPAÑA - LATAM • AB Comunicaciones 9/2/2018 · 1 min de lectura · 5,5K

Esto depende de mí (El optimismo inteligente)

Esto depende de mí (El optimismo inteligente)Los científicos aún no han podido demostrar cómo incentivar la motivación interna. Quizá por ello muchas veces confundimos la motivación y optimismo. Dentro de esa mixtura vertiginosa de información que recibimos sobre estas temáticas, no llegamos a diferenciar exactamente una cosa de la otra. Estamos en un mundo tan recargado de “frases pinterest” que reconfortan nuestra mirada instantánea en nuestros teléfonos móviles y que no llegan a digerirse en nuestra alma, que debemos trabajar estos temas con guantes de nitrilo.

Hasta ahora conocemos cómo se pueden generar las motivaciones externas, con infinidad de estrategias cada día más innovadoras que se están utilizando por ejemplo en el mercado laboral con los colaboradores. Éstas provocan un verdadero cambio temporal en las personas y en los ambientes de trabajo, pero todos sabemos y somos conscientes que eso tiene un recorrido limitado.

Por lo tanto ¿dónde estará la clave para poder abordar estos temas con el mejor de los resultados? Primero vamos a conceptualizar para poder comprender:

  • Motivación: Conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona (Fuente RAE).
  • Optimismo: Propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable (Fuente RAE).

Vemos claramente que dentro del primer concepto hay dos elementos compartidos: la influencia exterior y la interior, que pueden ayudar a elevar o bajar la motivación. Dentro de cada uno de ellos aparecen las circunstancias personales y/o profesionales, en convivencia con el entorno, las expectativas, los miedos, deseos, necesidades, las frustraciones, etc.

PUEDES CONTINUAR TU LECTURA EN: