Cómo empezar un negocio con pocos recursos

Probablemente esta es de las inquietudes más comunes que hay sobre el emprendimiento. Las  ganas pueden estar, las ideas, pero los recursos son muy limitados. Esto puede ser un problema, si no tienes idea de cómo iniciar, en base a lo que tienes. Pero no te frustres y sigue leyendo, que nada está perdido.

Lo primero que puedes intentar es buscar financiación externa para tu proyecto. Puede que lo veas como algo muy difícil de hacer, pero busca posibles accionistas o gente que te quiera donar. Si te preguntas cómo los vas a convencer, lo único que tienes que hacer es hablar desde tu honestidad.

Arma una buena propuesta, convincente, que dé verdaderas soluciones a un problema muy real. Algún interesado querrá ayudarte si logras meterlo en tu visión de proyecto. Lo que menos debes pensar es en el dinero, simplemente busca apoyo y lo conseguirás.

Cómo empezar un negocio con pocos recursos

De repente alguien no te ofrece capital, pero trabajará contigo de forma gratuita o te proporcionará material educativo. Simplemente quédate abierto a la ayuda que te pueden ofrecer. Y no te rindas: toca una puerta y otra y otra. Alguna se abrirá para ti.

Si esto no es suficiente, te queda comenzar a entablar relaciones con prestamistas. Busca que tengan las condiciones adecuadas para ti en cuanto a plazos, intereses, costo de servicios, etc.

Antes de hacer nada de esto, es importante que tengas un presupuesto detallado de cuánto dinero necesitas. No te desesperes y busca la forma de abaratar costos. Puede ser con software libre, por ejemplo. Ofreciendo trabajo a distancia a tus posibles empleados, para no gastar en alquiler de espacios, adquiere equipos electrónicos usados, entre cualquier otra forma de ahorro que se te ocurra.

Luego de esto, es importante que pidas solo el dinero que te hace falta, no más. A fin de cuentas, se trata de un préstamo. Si no sabes cuál elegir, dile a tu asesor que te ayude a elegir alguno con un simulador de préstamos. Seguro encuentras el que se te adecúe.

En caso tal de que no tengas capital para esto o no quieras arriesgarte, puedes abaratar todos los costos posibles con un ecommerce. Simplemente debes pagar hosting, dominio y listo. Si deseas, puedes comenzar ofreciendo productos digitales hechos por ti mismo, hechos con los equipos que tengas en casa. Puede ser de desarrollo web, escritura, ilustración, entre otras cosas.

Si no tienes habilidades digitales de este tipo, inicia con algo que puedas hacer desde casa sin alterar demasiado tu presupuesto. Puede ser cocinando algo que se te dé realmente bien o manualidades que puedas hacer. Solo está en que inventes algo que sea de valor para los demás y que puedas ofrecer.