Eduardo Fuentes in Bolsa e Inversiones Apr 6, 2020 · 1 min read · ~100

La formación antes de empezar con las inversiones

Hoy día muchas personas desean invertir para aumentar su capital. Muchos ya están en el medio y no saben muy bien cómo manejarse, mientras otros todavía no saben si adentrarse en el mundo de las acciones. Si bien no es imposible, invertir tiene un riesgo que varía dependiendo de las acciones que se tomen.

Todo este panorama se presenta por la falta información acerca del tema, y de que no se cuenta con la formación suficiente. Es un error común querer involucrarse con el manejo del dinero a este nivel sin ningún tipo de conocimientos, y esperar salir ganando.

Es verdad que incluso así se pueden obtener ganancias yendo por lo más seguro, pero los riesgos así se multiplican. Además, en estas circunstancias lo más probable es que esas ganancias sean poco significativas en comparación con el trabajo que se gasta en eso. O directamente todo puede converger en pérdidas sustanciales.

La formación antes de empezar con las inversiones

Algunos inversores se van formando a medida que van adquiriendo experiencia, pero este método de aprendizaje es lento y engorroso, además de desorganizado. Está basado en el ensayo y error, por lo que hay que cometer muchos errores antes de tener información suficiente como para comprender el medio.

También es posible investigar por cuenta propia antes de invertir. El problema con esto es que los libros de inversiones son complicados de entender sin ninguna base previa, y la información que hay gratis en internet es limitada y desorganizada. Todo esto es un retraso muy grande en el aprendizaje.

En definitiva, la mejor acción que se puede tomar para empezar con las inversiones es adquirir la formación necesaria por los métodos correctos. Esto quiere decir que siempre es beneficioso tomar un curso completo, en vez de ir por la formación informal.

No se trata de simplemente buscar en internet cualquier curso, sino que se debe echar un vistazo antes de hacer el gasto. Un buen curso tiene una parte teórica en la que se explican en detalle los teoremas y demás, mientras que las prácticas se hacen con casos reales, y no únicamente con simuladores.

Todo apunta a que se trata de cursos costosos, lo que es verdad. Pagarlos no es imposible si se usan créditos sin nómina, los cuales se otorgan en el 90% de los casos. De hecho, estos préstamos fáciles son útiles incluso para pagar la matrícula porque se pagan en plazos cómodos a pesar de que el monto solicitado pueda ser un poco alto.