Eduardo Macal Gomez en Emprendedores y Empresarios, Oficios y profesiones, Atención telefónica Supervisor de operaciones y caja • Formula 1 19/10/2016 · 1 min de lectura · 1,3K

Saber...

¿Que pensarías si hablaras a tu propia empresa, además de tardar tiempo esperando y la persona que responde (tu colaborador) te diera un saludo descortés, te brindara información equivocada, que el fondo se escuchen palabras antisonantes y risas, te trate mal y no te de la solución o servicio que esperabas? Y esto, mi estimada abeja, sucede en la mayoría de las grandes, medianas y pequeñas empresas.


Hace algunos años, exactamente en 1877 un hombre de nombre Alexander Graham Bell invento el teléfono y hasta 1962 la empresa FORD creo el primer Call Center. Eran otros años, otra educación y obviamente muchos errores que se fueron corriegiendo y mejorando. El teléfono es una maravilla que hasta la fecha de hoy nos comunica con quienes deseamos en cualquier parte del mundo y a nivel empresarial ha generado ahorro y ganancia en casi cualquier tipo de negocio.

Y así como se han ido creando estrategias para el control de los datos, leyes que respaldan los datos sensibles del cliente, técnicas para cerrar efectivamente una venta o una labor de cobranza, también se han ido enviciando las malas prácticas y perdido la base de cualquier empresa que desee tener éxito: El Servicio al Cliente.


"Trata a los demás como deseas ser tratado"
Someone famous in Source Title

Padres, abuelos, profesores y vecinos, todos nos han dicho una y otra vez esta sencilla pero poderosa frase, pero dentro de la carrera del éxito, olvidamos las practicas más básicas en el trato con el cliente como es: Un buenos días, hablarle por su nombre, agradecer un tiempo en espera, responder a las dudas e inquietudes que él tiene, brindarle las mejores soluciones y despedirnos de forma cordial. Dale Carnegie es una de las personas más mencionadas en el arte de tratar con la gente, redacto un libro impresionante basándose simplemente en mostrar un verdadero interés por nuestros semejantes, sabiamente él dice que:


"La persona que no se interesa por sus semejantes es la que tiene mayores dificultades en la vida y causa las mayores heridas en los demás. De esos individuos surgen todos los fracasos humanos"
Dale Carnegie

Y es verdad!

¿Cuantas personas o clientes se han alejado o dejando de adquirir nuestros productos o servicios por la única razón de que no supimos tratarlo como se merece?

No es solo cuestión de generar dinero o alianzas empresariales, también es cuestión de no perder la llave maestra y los valores que atraen hasta al más difícil de los clientes: La excelencia en el trato humano.

No sabemos cómo podemos cambiar la vida de la gente desde nuestros centros de trabajo, inculcando en nuestros colaboradores estos hábitos básicos que al transmitirlos a nuestros clientes y a su vez a las personas que nos rodea. Podemos sacar del enojo, la tristeza y la frustración con simplemente demostrar interés y ser amable con cada persona que tratamos día a día.

Se lo he dicho a cada persona que ha trabajado conmigo: 

¡Sonríe!, en las ventas, en la cobranza, en las compras, en el servicio e incluso en la despedida sea cara a cara o por teléfono, la sonrisa se transmite y dejas un dulce sabor de boca, como la miel.
Eduardo Macal
Saber tratar a nuestro prójimo es saber hacer negocios.



Saber...


Eduardo Macal Gomez 21/10/2016 · #5

#4 Asi es, se desaprovecha una herramienta poderosa que te ahorra mucho en marketing y te crea fidelidad: El seguimiento.
Con una base de datos impecable, un buen servicio y una gestión, además de ahorrar en marketing gracias a la recomendación del cliente, se aprovecha la satisfacción como un beneficio adicional del producto o servicio adquirido.

+1 +1
Flavia Toro Rodriguez 21/10/2016 · #4

#3 Cierto, Eduardo, quería decir que la explicación es esa, aunque por supuesto la responsabilidad de dar un buen servicio a sus clientes recae sobre la empresa final.
Yo creo que el problema en muchos casos es que se presta atención únicamente al Ahora inmediato, me explico, yo como empresa ya te he vendido mi servicio o mi producto, ya me has pagado, no me preocupo de seguir proporcionando un buen servicio que haga que Mañana me vuelvas a comprar o contratar, me recomiendes, etc. Mañana ya invertiré en marketing para conseguir que otros que me compren.
Desde mi punto de vista es una estrategia totalmente equivocada, pero yo creo que muy habitual actualmente.

+1 +1
Eduardo Macal Gomez 21/10/2016 · #3

#2 Estoy de acuerdo contigo Flavia, pero esos problemas no solo son de las empresas que subcontratan, también son parte de las mismas empresas que no han prestado atención a este principio. La educación varia de acuerdo con cada familia y el individuo, son una serie de factores variables. Sin embargo, quienes deberían de prestar atención a capacitar y darle seguimiento en cuanto a servicio y calidad son los responsables de cada empresa.
Saludos.

+1 +1
Flavia Toro Rodriguez 21/10/2016 · #2

#1 No estoy de acuerdo para nada con lo que escribes. Marcelo, siento decirte que la educación no tiene ninguna relación con la edad. Existen muchísimos jóvenes muy educados y que se preocupan por el prójimo y el mundo que les rodea, así como también existe gente mayor sin ninguna educación y que no le importa lo más mínimo nada que no le afecte directamente.
El problema en este caso es que la mayoría de las empresas no le dan importancia a la atención al cliente, subcontratan sus servicios de Call Center y al final quien realiza este trabajo tiene unas condiciones laborales pésimas, sueldos ínfimos, inestabilidad laboral... y así es muy complicado que se preocupen de hacer bien su trabajo.

+3 +3
marcelo toloza 19/10/2016 · #1

Si es asi lamentablemente , ya no hay sentimiento por el projimo por lo mas minimo y asi pero peor se va a poner por las columnas que son los jovenes que entre que son mas mal enseñado y toman malas desiciones por no tener un referente particular por quien obtar.

+1 +1