Enrique de la Rica in Emprendedores y Empresarios, Política (en Español) Co-Founfer & co-CEO • The Dreamers Factory Jul 24, 2016 · 3 min read · +400

Del "Brexit" al "Trump-exit": el año de los dos cisnes negros

Del "Brexit" al "Trump-exit": el año de los dos cisnes negros

El día que los británicos pasaron por las urnas para decidir su futuro me dormí sin imaginar que los partidarios de abandonar la Unión Europea serían mayoría. Durante semanas, a pesar de las encuestas, muchos éramos los que pensábamos que una insensatez de dicho calibre pudiera producirse. Pero ya lo avisó Einstein. Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana; y sobre la primera no estaba seguro. Hace unas semanas los británicos demostraron que el genio bávaro tenía razón.

Al otro lado del Canal de la Mancha no podíamos dar crédito al resultado, pero los británicos optaron por mandarnos al resto de europeos a esparragar la pradera. Pues algo parecido se está cociendo al otro lado del atlántico. Casi nadie en la vieja Europa apuesta por Donald Trump; la mayoría de los comentarios que aparecen sobre el personaje en las redes sociales tienen un tono irónico y despectivo. Como en el caso del "brexit", yo no daba un duro por él. Pero tras pasar veinte días en USA recorriendo California, Washington y New York, charlando con sus ciudadanos, compartiendo con profesores de Stanford y Georgetown, leyendo periódicos y viendo la Fox….no es que me asalten dudas; quizás Trump pueda ser el próximo “brexit” y en un mismo año tengamos sobre la mesa dos cisnes negros.

Aquellos que pensaban que la etapa George W. Bush - Dick Cheney fue la más oscura de la historia norteamericana reciente, que se preparen para reconsiderar su postura: George y Dick eran dos angelitos comparados con la pareja Republicana que aspira a ocupar la mansión neoclásica del 1600 de Pennsylvania Avenue. Donald Trump es el auténtico “demolition man” de nuestro tiempo. En poco tiempo ha reventado el partido Republicano, está separando a los ciudadanos de los Estados Unidos y puede demoler la relación con el resto del mundo.

La primera demolición del nuevo vaquero se ha producido en el Partido Republicano. He alucinado esta semana viendo como la esposa del senador Ted Cruz tuvo que ser escoltada fuera de la Convención Republicana para evitar ser agredida cuando su esposo se negó a apoyar a Trump en la tribuna de oradores y los fanáticos de Trump gritaban "¡Goldman Sachs, Goldman Sachs!", como si fuera un insulto (Goldman Sachs es el banco en el que trabaja la mujer de Cruz). Estos señores que hasta la fecha tan ordenadamente se alineaban detrás del capital, la religión y el rifle parecían se asemejaban a una jaula de grillos. En lugar de la Convención Republicana aquello parecía un círculo de Podemos.

La división mostrada en las filas republicanas se hace extensiva a la sociedad estadounidense que se encuentra alineada en dos bandos: los blancos de clase media por un lado, votarán en masa a Trump mientras que los blancos pobres y los ricos, los hispanos, los asiáticos y los negros votarán a Hillary. En los últimos tiempos no habíamos asistido a una distribución del voto tan racial. La gran duda que me asalta es qué votarán los Republicanos tradicionales de clase media-alta entre los que no solo encontramos muchos blancos, sino también muchos hispanos (como el propio Cruz). ¿Preferirán un Demócrata en la Casa Blanca antes que un incontrolable Trump? El empresario estadounidense ha dinamitado el partido pero tiene por delante unos meses para reagrupar el voto….y si lo consigue…

Si lo consigue su demolición se hará extensiva a las relaciones estadounidenses con el resto del mundo. El “Brexit” quedará en anécdota comparado con el “Trumpexit”. En sus discursos no se salva ni el Tato. Aquellos que denominaron xenófobo al líder de la ultraderecha populista Franz Wolfsgruber por acuñar el eslogan “los austriacos primero” que se preparen para buscar en el diccionario un calificativo para Trump ya que su eslogan tácito es “los americanos lo único” (que en su dialecto quiere decir los americanos blancos de clase media primero).

Para comenzar revisará las relaciones comerciales con sus vecinos canadienses y mexicanos y a estos últimos les pretende levantar un muro en su frontera. Por otro lado restringirá la entrada de personas procedentes de países relacionados con el terrorismo (sin que hasta la fecha nadie pueda precisar que países pueden formar parte de esa lista). Por su parte a los europeos nos ha dicho que vayamos aumentando considerablemente nuestros presupuesto en defensa o la OTAN se va al carajo; que no está dispuesto a financiar la seguridad del viejo continente. Y a los chinos les ha dicho que dejen de manipular el valor de su divisa para evitar que sus productos sigan inundando occidente a un precio irrisorio. Los británicos hace una semanas decidieron alejarse de Europa y los estadounidenses pueden alejarse del resto del mundo. Bonito panorama nos espera.

Claro que algunos piensan (mucho en España) que un señor con aspecto tan palurdo y exabruptos de tal magnitud pueda tener la más mínima opción de llegar a la Presidencia del país más importante del Planeta. Pero también nos reímos de Nigel Farage y sus zapatos “Union Flag”. Por supuesto que Donald Trump tiene opciones para convertirse en el próximo Presidente de los Estados Unidos de América. Los blancos de clase media-baja que viven en los estados del medio oeste y centro de Estados Unidos, tan golpeados por la crisis y la desindustrialización, compran entusiasmados el discurso Trump basado en el aislacionismo y el proteccionismo. El populismo ha llegado a Norteamérica y puede llevar a Trump a la Casa Blanca. La erosión de la clase media, el estancamiento de los salarios y el aumento de la desigualdad han convertido a Donald Trump en el Pablo Iglesias yanqui. Esperemos que se quede en Iglesias y no llegue a Farage.



Javier 🐝 CR Nov 9, 2016 · #2

El slogan "make america great again" ha sido el que ha triunfado.

0
Javier 🐝 CR Jul 24, 2016 · #1

Tremendo. Gracias @Enrique de la Rica por compartirlo.

0