Enrique de la Rica en Emprendedores y Empresarios, Innovadores, Informática y Tecnología Co-Founder, CEO & Dean • ESEUNE Business School Hace 6 d · 1 min de lectura · 1,3K

Los robots cotizarán a la Seguridad Social

Nuestros políticos andan últimamente preocupados por el futuro de las pensiones. Un consejo para ellos: vayan pensando en diseñar un sistema para que los robots y la inteligencia artificial coticen a la seguridad social. De lo contrario, con las cotizaciones de los pocos trabajadores humanos que quedarán en activo será materialmente imposible pagar las pensiones (y subsidios) de los muchos ciudadanos inactivos que verán como la tecnología ocupa sus antiguos puestos de trabajo.

Los robots cotizarán a la Seguridad Social

En el Parlamento Europeo ya le están dando una vuelta a esta más que probable situación (que describíamos en este post anterior). Con la penetración imparable de la inteligencia artificial desaparecerán (para siempre) millones de puestos de trabajo y la recaudación de las administraciones se verá muy mermada, poniendo en tela de juicio la viabilidad de todo el sistema de bienestar: sanidad, educación, pensiones. 

Si la velocidad a la que avanza el desarrollo tecnológico equivale a la del sonido, los legisladores son un caracol. Por eso, más vale que pongan manos a la obra ya y no esperen a que el escenario se complique. Que empiecen a pensar ya en cómo otorgar un estatus jurídico a los robots y a la inteligencia artificial para que puedan cotizar a la Seguridad Social. De la misma manera que ahora esta inteligencia puede conducir coches por nuestras calles y se está pensando en la legislación (como multar a un vehículo autónomo sin conductor), los legisladores han de tomarse en serio (ya) la necesidad de desarrollar una política fiscal para robots e inteligencia artificial. Algo absolutamente necesario para garantizar pensiones y la renta básica universal.

El impuesto de la renta sobre las “personas físicas” es un concepto a superar, incorporando a otras “inteligencias”. Y pensemos en el paso siguiente: los derechos y obligaciones de los robots. Éstos ya están tomando decisiones inteligentes autónomas e interactúan con terceros independientemente. Y la legislación aún no ha reaccionado a un cambio que se nos viene encima de manera fulgurante.



Oscar Gomez Amento Hace 3 d · #1

Completosssssssssss....jajajaja

+1 +1