EVE Museos e Innovación en Profesores y educadores, Museos 12/2/2018 · 5 min de lectura · +700

EL OJO AMABLE

EL OJO AMABLE

En los últimos diez o quince años, se han fomentado nuevas formas experimentales de educación en las galerías de arte. Poniendo un ejemplo, iniciativas recientes como “Curador por un día”, “Laboratorio de Estética” o el “Laboratorio de Arte” han contribuido de manera importante al desarrollo de diferentes y modernos modos de percibir el encuentro didáctico en los museos de arte que se produce entre visitantes, obras, educadores y, en algunos casos, con los propios artistas.

El origen de estas iniciativas educativas lo encontramos en la necesidad de renovar la relación entre las galerías de arte y sus audiencias, y en que las sensaciones individuales vividas por los visitantes ante las obras expuestas se han convertido en un elemento fundamental dentro de la experiencia del museo. Mediante la incorporación de nuevos enfoques constructivistas en el aprendizaje del arte – que van más allá de la visión educativa tradicional de la transmisión del conocimiento de docente a alumno sin retroactividad -, este esfuerzo se ha ido orientando a cómo educadores y visitantes, trabajando juntos, pueden enmarcar y estimular los procesos de aprendizaje individuales y/o colectivos hacia el arte.

A un nivel más general, la introducción de entornos educativos experimentales se relaciona con una tendencia importante entre los museos occidentales para iniciar cambios radicales hacia prácticas más inclusivas relacionadas con el arte, basadas en una comprensión dinámica y compleja de la relación entre aprendizaje y cambio social (Sandell 2002). Aunque parece ser que estos procesos han comenzado algo más tarde en las galerías de arte que en otro tipo de museos (Hooper-Greenhill 2007: 4), muchos de ellos, en occidente, hacen un esfuerzo considerable por llevar a cabo proyectos dirigidos a distintos grupos sociales, más allá de sus audiencias fieles o cautivas (Illeris 2008: 7-10). Las declaraciones de misión centradas en las experiencias del visitante así como las iniciativas educativas del museo o galería, como la organización de “laboratorios”, “talleres”, “eventos”, etcétera, son cada vez más significativas en los museos de arte. Por otro lado, la actitud nueva y positiva hacia la educación, en un sentido amplio, ha aumentado el número y la importancia del personal educativo en museos y en algunas galerías, donde  colaboran con profesionales de otros departamentos ( no solo el curatorial), a lo largo del proceso de planificación de exposiciones (Illeris 2007: 44).

A su vez, los avances en el desarrollo de esta nueva relación entre los museos de arte y sus visitantes se centran en el campo de los estudios de la cultura visual, una nueva área de investigación abierta y dinámica, que involucra a académicos con diferentes antecedentes disciplinarios, como sociólogos, humanistas, teóricos de los medios de comunicación, historiadores del arte y museólog