EZEQUIEL PULIDO SERRANO en Emprendedores y Empresarios, Gestión Administrativa, Negocios y Empresa Consultor de Procesos (Administración y gestión de la información) • Independiente Freelance 2/7/2016 · 2 min de lectura · +300

LA COLONIA ROMA, UN BARRIO COSMOPOLITA

LA COLONIA ROMA, UN BARRIO COSMOPOLITAEste sensacional rincón de la Ciudad de México tiene algo que ofrecer a muchos: desde las boutiques exclusivas y galerías de arte hasta alternativos salones de té y restaurantes con cocina de autor, desde bares alternativos hasta plazoletas íntimas y elegantes casonas de principios del siglo pasado. Si visitas este barrio, ¿Qué lugares puedes conocer?

LA COLONIA ROMA, UN BARRIO COSMOPOLITAUna mañana sábado recorriendo la avenida Álvaro Obregón, centro neurálgico de la colonia. Lo primero fue un buen desayuno y para esto, qué mejor que Delirio de Mónica Patiño, acogedor espacio repleto de delicias culinarias ordenadas en anaqueles de madera: conservas, mermeladas, condimentos, carnes frías, pastas, panes... todo se disfruta de sólo verlo.

Saliendo, sobre la misma avenida, en el Edificio Balmori nos metimos a un salón de té francés llamado Caravanserai, cuya variedad de infusiones es copiosa y el mobiliario cómodo y de excelente gusto. El Balmori, construido en 1922, está en Álvaro Obregón y Orizaba y tiene un aire afrancesado con una elegancia clásica.

LA COLONIA ROMA, UN BARRIO COSMOPOLITALo que más llama la atención de esta zona es el edificio llamado La Casa de las Brujas, con sus techos de dos aguas, ventanas en forma de ojos y bello acceso principal al puro estilo art déco. Enfrente está la famosa galería OMR, de amplios salones con obras contemporáneas.

Justo en frente está la Casa Lamm, un centro cultural alojado en uno de los inmuebles más atractivos de la zona. Sus esculturas al aire libre, salones de exhibición, librería, jardines y restaurante son un verdadero homenaje al buen gusto. Por la misma calle de Orizaba bajamos hasta la Plaza Río de Janeiro, con su escultura del David al centro y sus hermosas casonas y edificios que la rodean.

LA COLONIA ROMA, UN BARRIO COSMOPOLITAOtras galerías nos esperaban muy cerca. Nos llamó la atención el Goodbye Folk, una original boutique de ropa con diseños de autor y prendas antiguas que además es estética.

LA COLONIA ROMA, UN BARRIO COSMOPOLITAara comer nos decidimos por el Rosetta, el restaurante de la reconocida chef Elena Reygadas, ubicado en el número 166 de la calle de Colima. En un espacio iluminado y de techos altísimos es posible deleitarse con un menú estacional, preparado con ingredientes siempre frescos.

Para la tarde nos recomendaron algunos lugares que sonaban interesantes: la tienda y galería DIME, que reúne propuestas de muebles, objetos, arte y moda de diseñadores mexicanos. Después visitamos la Iglesia de la Sagrada Familia (1910), en Orizaba y Puebla, de estilo entre neorrománico y neogótico.

LA COLONIA ROMA, UN BARRIO COSMOPOLITADe regreso a la avenida Álvaro Obregón pasamos a visitar el muy conocido Parían, un pasaje comercial y cultural con tiendas, restaurantes y galerías de arte que presentan exposiciones de jóvenes autores mexicanos y extranjeros. También nos asomamos a la Plaza Luis Cabrera en Orizaba y Guanajuato, alrededor están sus hermosas casonas de época y sus terrazas-cafés de toda la vida.

LA COLONIA ROMA, UN BARRIO COSMOPOLITAPara el final dejamos el lugar más emblemático de La Roma: La Fuente de las Cibeles, una réplica exacta de la de Madrid, obsequiada por la comunidad española como símbolo de hermandad entre ambas naciones en 1980. Alrededor de este monumento se encuentra un sinfín de restaurantes y bares para todos los gustos. Puedes "precopear" en uno de ellos y seguir la fiesta en el bar Covadonga, en la calle de Puebla, una cantina donde convergen artistas, escritores y uno que otro periodista (y, eso sí, muchos jóvenes).

LA COLONIA ROMA, UN BARRIO COSMOPOLITA