Fernando 🐝 Santa Isabel Llanos en beBee en Español, Gastronomía Alianzas GGCC - Nueva Edificación • Securitas Direct 1/3/2018 · 4 min de lectura · 1,2K

Asociación de Amigos de la Boina

Asociación de Amigos de la Boina


¿Qué es eso de la boina? 


Es muy sencillo es una sociedad, club o cofradía donde los usuarios y Amigos de la Boina  nos reunimos de vez en cuando para celebrar esta seña de identidad que nos es común, al tiempo que con nuestro ejemplo promovemos la difusión de la boina y ejercemos testimonial defensa de ella ante los agravios de quienes la desprecian o, peor aún, se avergüenzan de lucirla por considerarla prenda obsoleta, rústica, plebeya e impropia en estos tiempos de modernidad.


Llevamos la boina con orgullo, como homenaje a nuestros antepasados y a tanto intelectual y artista como la han lucido en tiempos aún no lejanos. 


Nos reunimos en hermandad con otros emboinados, normalmente una vez al mes, para fortalecer los vínculos de solidaridad entre quienes se tocan con la boina.

Los Amigos de la Boina no tenemos estatutos, ni cuotas de clase alguna, ni obligaciones ni derechos. El mero hecho de lucir la boina con frecuencia ya faculta y autoriza a pertenecer al club que aprueba y aplaude cualquier acción proselitista a cargo de sus miembros y que reclutará nuevos “amigos” por cooptación. 


Así pues eI único grado, ascendencia o jerarquía entre los socios es el que proviene de la antigüedad, de la veteranía, ya que no existen ni miembros de honor, de mérito, ni tampoco numerarios ni correspondientes.

 

Así pues los Amigos de la Boina tenemos claro que:

  • Creer que la boina es símbolo de la sensatez, de la ponderación., del termino medio, de la áurea mediocristas, del sentido común. De que la boina es el corcho de nuestra botella nacional, que protege la sesera de las aguas frías del cielo y de los rigores del sol, como lo prueban los arrantxales vascos, los labriegos gallegos, los segadores castellanos y manchegos, los huertanos valencianos y murcianos, los payeses catalanes y baleares, como Plá y Miró, los aceituneros de Jaén y todos los marengos de Andalucía, los majoreros canarios, así como muchos guajiros de las Américas e incluso los gauchos en la Pampa.
  • Llevamos la boina con orgullo, como homenaje a campesinos y menestrales y a tanto intelectual y artista como la han lucido en tiempos aún no lejanos.
  • Reunirse en hermandad con otros emboinados al menos una vez al mes para fortalecer los vínculos de solidaridad entre quienes se tocan con la boina.

          En dichas reuniones donde se procurará la presencia de jóvenes y viejos, civiles y militares, clérigos y seglares,                      pobres y ricos, españoles de la villa y corte y de las provincias, serán iguales los ganapanes, los pinchaúvas, los                    cantamañanas, que la gente principal. Tanto es así que todos los de la boina serán apeados de tratamientos                          reverénciales, tal y como se acostumbraba en gremios y cofradías.

  • Los de la boina se comprometen a luchar contra todo lo que suponga extravagancia, esnobismo, cultura kish, sofisticación y modernismo, que a la larga y a la corta resulta ser pedante, cursi, hortera y chonta… por mucho que se pretenda disfrazar con aires de modernidad y de progreso.
  • Como la boina está por encima de todo, incluso de las ideas (que, al decir de algunos, moran en la cabeza), en las reuniones de “los de la boina” se evitará la exposición de ideas políticas de partido, no así de las que contribuyan a unir a las gentes de esta tierra, mejorar su existencia y hacer a grandes y a chicos más felices.
  • En aras del sexto mandamiento, se celebrarán las bromas las chanzas y los chascarrillos que tanto favorecen la digestión como ayudan a disolver la bilis y la atrabilis, los humores que hacen estragos entre los naturales de este país.
  • Para levantar testimonio de la existencia de la asociación, al tiempo que servir de hoja de avisos entre los amigos de la boina, en lugar de imprimir boletín alguno, postularemos una página en un periódico nacional o de un espacio de quince minutos en una cadena de radio que amablemente se preste a alojarnos.
  • No deseamos notoriedad y nombradía con nuestra actividad, en favor de la boina y su uso generalizado, pero nadie confunda la humildad que nos ha de distinguir con sumisión y servidumbres. Tanto es así que constituirá objetivo de este grupo la merced y privilegio de no descubrirse ante el Rey, gracia que ya disfrutaron los parientes mayores en el País Vasco.
  • Al no existir en esta asociación ni grados, ni estatutos , ni obligaciones ni derechos, ni cuotas de clase alguna y carecer de alcabalero, al término de cada convite se pasará la boina dejando en ella de manera discreta lo que importe el condumio . Si algo sobrara tras dejar en la casa de comidas una propina digna, esa cantidad se dedicará a socorrer al primer menesteroso que en lugar de otro recipiente de hojadelata o plástico extienda su boina.


Como dato deciros que  las primeras boinas llamadas así que se conocen en España, proceden de los pastores de los valles del Roncal y de Ansó. 


Con anterioridad la usaron personajes célebres como Rembrandt, Calvino, Lutero, Erasmo, Francisco I y otros reyes y príncipes ingleses, alemanes e italianos; pueden verse retratos de algunos de ellos ataviados con cubrecabezas similares a las boinas. 


Y  en contra de lo que se cree, no las inventaron los vascos, aunque hay que reconocer que son los que más la usan a diario y han prestado su fama al nombre que la boina tiene en otras lenguas. Los extranjeros la designan siempre en sus idiomas respectivos con un nombre común y el calificativo de "vasca": fr. béret basque, it. berretto dei Basqui, ing. Basque cap, al. Baskische platte mütze. 


Se tienen algunas escasas noticias del uso de la boina antes del siglo XIX, pero no se generalizó hasta que, con las guerras carlistas la boina se difundió a las masas populares y el resto lo hizo la industria; la fábrica de Tolosa fue fundada en 1859. 










En Madrid somos ya más de un centenar los Amigos de la Boina, donde podemos encontrar a ilustres figuras del deporte español como Federico Martín Bahamontes,  cantantes como Paco Pastor (Formula V), humoristas como mi gran amigo  Tony Antonio ó Manolo Royo, presentadores de televisión como Pedro Carreño, toreros como Enrique Ponce, otros que ya nos dejaron como el grandísimo Antonio Mingote, grandes empresarios, políticos y personas anónimas, y todos ellos con algo en común, la Boina.











Ya han pasado casi 4 años desde que me impuso la boina mi querida Mari Pepa de Chamberí . Pasé a pertenecer a esta querida asociación en la que una vez al mes, nos reunimos al rededor de la mesa a deleitarnos de ricos manjares y buen vino, pero sobre todo para ver a grandes amigos y hacer de la Boina una prenda universal.



Antes de terminar quiero aprovechar para dar las gracias a  D. Ángel Manuel García, presidente de la Fundación Villa y Corte Madrid,  y que con más entusiasmo cuida de mantener tradiciones y costumbres, quien nos reúne cada último lunes de mes a los Amigos de la Boina.


La boina es paradigma del mejor espíritu popular. Resumen de las Españas, pero también la boina es europea. Sobre todo, la boina es corolario del interclasismo. Mesocrática por excelencia, rural y urbana, la boina es intergeneracional y una de las pocas prendas "unisex" desde que la mujer francesa la incorporó a su atuendo en los años 30.



Fernando Santa Isabel


______________________________
Mi Twitter
Mi LinkedIn
Mi beBee

Mi página web


Olé. 
"Llevamos la boina con orgullo, como homenaje a campesinos y menestrales y a tanto intelectual y artista como la han lucido en tiempos aún no lejanos".

Yo tengo dos (aunque sin birrete) una color hueso y otra negra de invierno con lentejuelas. Me encantan. Gracias  Fernando por darnos a conocer, de esta asociación.

0
Sonia Roselló Puig 1/3/2018 · #5

Jajaja, no los conocía, menudos forofos!!!! 

+1 +1

#1 Actualmente esta asociación, está presente en varios sitios en España como en Cuenca, Denia, Vizcaya, Calatorao (Zaragoza), Bizcaia y Madrid

+2 +2
Adela Garcia 1/3/2018 · #2

Después de leer todo lo dicho. Quiero una boina!!!

+3 +3
Anabel Timor Tornero 1/3/2018 · #1

Ahora mismo es una prenda que vendrá de perlas con el frío que está cayendo. Curiosa asociación.

+3 +3