Fernando 🐝 Santa Isabel Llanos en Economistas y Financieros, Petroleo Alianzas Nueva Edificación • Securitas Direct 17/5/2016 · 4 min de lectura · +300

Evaluación de riesgo del sector energético mundial

                                   

Teniendo en cuenta que  el precio del petroleó Brent era de 33,9$ por barril a mediados de febrero de 2016, frente a los 110$ de junio de 2014, las perspectivas para el sector se han ensombrecido.  La generación de efectivo ha decaído debido a que los precios son un determinante principal, lo que significa que las grandes empresas petrolíferas continúan reconsiderando sus  proyectos de inversión. La reducción del gasto en la prospección y producción (P&P) ha afectado a los contratistas. Un gran número de explotaciones ya no son lo suficientemente rentables y están generando pérdidas operativas.

Incluso aunque la demanda aumentó en 2015 en un 1,4%, no fue suficiente para absorber el exceso de oferta disponible en los mercados. El retorno gradual de Irán y el fin de la prohibición a las exportaciones de petróleo americano (votado a finales de 2015) se traducirá en un aumento de la oferta de petróleo, desestabilizando aún más los precios.

Algunos productores de petróleo esquisto (shale oil) han logrado adaptarse a estos precios bajos disminuyendo drásticamente sus precios de equilibrio en aproximadamente un 20%. Mediante la racionalización de sus procesos de producción, por lo tanto, han limitado el impacto de la caída de los precios en sus márgenes, mientras mantienen sus niveles de producción. Sin embargo, parece que en 2015 se alcanzó un punto de inflexión, ya que la producción de petróleo esquisto empezó a caer durante el año. Este fenómeno no se había visto desde 2008, cuando el desarrollo de esta tecnología despegó. Las altas deudas y el gasto corriente han impactado en gran medida en el sector.

Demanda

La demanda mundial de petróleo esquisto se debería estabilizar en unos 95 millones de barriles/día, según la EIA (Administración de Información Energética de EEUU), es decir, un aumento del 1,3% en comparación con 2015.

Se prevé que la demanda en Europa se estanque, alcanzado los 13,9 millones de barriles/día (como en 2015), de acuerdo a la IEA.  Uno de los principales sectores, en términos de consumo de productos petrolíferos, son las refinerías. Las refinerías en Europa Occidental (NWE Rotterdam) han sido capaces de aprovechar desde junio de 2014 la fuerte caída de los precios para mejorar sus márgenes, que se encontraban  alrededor de 3$/bbl cuando el precio del petróleo Brent estaba cerca de los 110$ el barril, frente a los 4,37$/bbl de media en diciembre de 2015. Sin embargo, los márgenes eran mayores en junio de 2015